Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 250 trabajadores de Sniace inician un encierro indefinido en la fábrica de Torrelavega (Santander)

En las primeras horas se han dedicado a "adecentar" las zonas donde van a ubicarse, ya que hay partes "deterioradas y sucias"
Unos 250 trabajadores de Sniace han comenzado este miércoles el encierro indefinido anunciado en la fábrica de Torrelavega (Santander), medida con la que la plantilla pretende reclamar a la empresa y a los administradores concursales que se aplace el juicio de la Audiencia Nacional, previsto para el próximo 22 de abril, y en el que se determinará si el despido de los 533 empleados en septiembre de 2013 se ajustó o no a la legalidad.
Los participantes en el encierro han accedido a las instalaciones sobre las 11.15 horas, y se han dedicado a "adecentar" los lugares donde se van a ubicar para comer o dormir, ya que algunas zonas de la fábrica están "un poco deterioradas" y "sucias", tras 16 meses de inactividad, ha apuntado a Europa Press el secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla.
Así, en las primeras tres horas de encierro los trabajadores han estado "liados con temas de intendencia", tras lo cual se han preparado para comer. Ya por la tarde, colocarán las pancartas que tienen previsto desplegar, y celebrarán, a partir de las 19.30 horas, una asamblea.
De momento, han recibido la visita de la secretaria general del PSC-PSOE, Rosa Eva Díaz Tezanos, y la alcaldesa de Torrelavega, la también socialista Lidia Ruiz Salmón, que han acudido acompañadas de dos ediles de la Corporación municipal, ha detallado el sindicalista.
CANSADOS PERO MENTALIZADOS
Según ha indicado, los trabajadores que participan en el encierro están, aunque "cansados" tras 16 meses "muy duros" de lucha, "muy mentalizados", y con el "ánimo de dar esta última batalla".
En este sentido, ha recordado que Sniace, a lo largo de su historia, ha demostrado que "no se rinde fácilmente", de modo que en esta ocasión van a tratar de "doblegar" a los administradores concursales y a la empresa, y evitar que sigan por el "camino que han tomado", que conduce, según ha dicho Pérez Portilla, al "despido de todos" los trabajadores y la "liquidación" de la fábrica.
Y es que, si la empresa gana el juicio, los trabajadores estarán "definitivamente" despedidos y, si lo gana la plantilla, la fábrica se vería "abocada a la liquidación" porque las indemnizaciones se elevarían a 45 días por año, lo que supondría un coste para Sniace de más de 30 millones de euros.
Así, van a tratar de que se aplace el juicio de la Audiencia, ya que es prácticamente "imposible" llegar a un acuerdo antes del día 22. El objetivo es buscar una salida para que la fábrica "no se liquide entera", sino, en todo caso, "en parte", ha señalado Pérez Portilla.