Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajadores chinos y los bolivianos 'se escapan' de la crisis en España

Los trabajadores chinos y los bolivianos han logrado 'escaparse' de la crisis de empleo que ha sufrido España en los últimos cuatro años, frente a otras nacionalidades extracomunitarias, que han reducido enormemente su presencia en España en este periodo ante la falta de oportunidades laborales.
De hecho, China, que en 2007 era el quinto país de fuera de la UE que más cotizantes aportaba a la Seguridad Social, se ha convertido en el cuarto país que más afiliados extracomunitarios aporta al sistema, mientras que Bolivia ha escalado dos posiciones, desde la séptima a la quinta plaza.
Desde septiembre de 2007 hasta el mismo mes de 2011, los trabajadores de origen chino han incrementado su afiliación a la Seguridad Social un 36,8%, hasta un total de 86.033 ocupados, según datos del Ministerio de Trabajo a los que ha tenido acceso Europa Press.
El empuje de los chinos en los años de la crisis se ha debido, sobre todo, a su mayor presencia en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). En estos cuatro años, los trabajadores chinos que han emprendido una aventura empresarial se han disparado un 81,9%, desde los 19.550 de 2007 a un total de 35.575 en septiembre de 2011.
Como demuestran los datos de afiliación al RETA, los trabajadores chinos evidencian una gran iniciativa emprendedora, que convierte a estas personas en importantes generadores de empleo y agentes económicos, a la vez que en competidores de los empresarios tradicionales.
Ya no sólo proliferan y se multiplican las tiendas de alimentación y supermercados regentados por ciudadanos chinos. Con la caída de los precios de los alquileres y los traspasos de locales comerciales, el último desembarco del comercio chino en España, especialmente en Madrid, son las boutiques y tiendas de venta de ropa de moda, que alcanzan ya más de un centenar en la capital española y cuyos escaparates no tienen nada que envidiar a los de otras marcas de renombre.
Uno de los factores que explican la gran expansión de los chinos en el sector del comercio español es su sistema de financiación, según la Asociación Compañías Comerciales Chinas en España (ACCCE). Lo que hacen estos emprendedores es conseguir préstamos dentro del propio colectivo de inmigrantes chinos.
El éxito de la expansión comercial china en España se ha centrado en los precios bajos, en su visión de negocio y sobre todo en las horas que dedican al mismo.
Los datos del Ministerio de Trabajo también ponen de manifiesto que los chinos afiliados al Régimen General también han aumentado desde 2007, aunque menos que los autónomos, un 18,8%, hasta sumar 48.881 afiliados.
ESPECTACULAR CRECIMIENTO DE EMPLEADOS DE HOGAR BOLIVIANOS.
De las nueve nacionalidades que más trabajadores extranjeros aportan a la economía española, sólo China y Bolivia han resistido bien la crisis. En el caso de los trabajadores bolivianos, éstos han aumentado un 64,4% entre septiembre de 2007 y el mismo mes de 2011, hasta los 84.070 cotizantes, 32.944 más que cuatro años antes.
A diferencia de los chinos, los bolivianos concentran sus ocupaciones en España en actividades incluidas en el Régimen General y en el Régimen Especial del Hogar, y lo hacen casi a partes iguales. Así, mientras el Régimen General cuenta con 37.721 afiliados procedentes de Bolivia, el del Hogar absorbe a 37.267 cotizantes de este país.
El repunte de los trabajadores bolivianos afiliados a la Seguridad Social se ha debido, sobre todo, a su mayor entrada en las labores domésticas. De hecho, los cotizantes de Bolivia inscritos en el Régimen Especial del Hogar han crecido un 223,5% en cuatro años, desde los 11.519 ocupados de septiembre de 2007 a 37.267 en igual mes del presente ejercicio.
Al contrario que China y Bolivia, las otras nacionalidades extracomunitarias con mayor presencia en el mercado laboral español han perdido afiliados en los últimos cuatro años. Marruecos, que ahora es para España el 'principal proveedor' de trabajadores no comunitarios, ha reducido un 21,6% su volumen de cotizantes, hasta los 205.815 trabajadores.
Hace cuatro años, Ecuador era el que encabezaba la lista, pero durante los años de la crisis ha perdido un 48,5% de afiliados a la Seguridad Social y, al finalizar septiembre, sólo contaba con 140.124 trabajadores en alta. Colombia ha resistido algo mejor los embates de la crisis y se mantiene como tercer país que más inmigrantes aporta a la economía española, con 101.892 cotizantes, un 32,2% menos que hace cuatro años.
Perú ha perdido en estos cuatro años un 17% de cotizantes, hasta los 79.247, en tanto que Argentina se ha dejado por el camino un 42,2% de ocupados, hasta los 33.633. Por su parte, los trabajadores de República Dominicana afiliados a la Seguridad Social española se han reducido un 14,7% desde septiembre de 2007, en tanto que los de Ucrania han disminuido un 22,4%.
En conjunto, estos años de crisis y de fuerte destrucción de empleo que ha vivido España no han pasado desapercibidos para los trabajadores extracomunitarios. En concreto, unos 220.000 de ellos se han dado de baja en la Seguridad Social, de tal forma que de los más de 1,36 millones de ocupados existentes en septiembre de 2007 se ha pasado a 1.140.978 en igual mes de 2011, lo que implica un descenso del 16,1%.