Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi la mitad de los trabajadores en empresas que emprenden despidos colectivos se enteran por los sindicatos

La comunicación interna sigue siendo una asignatura pendiente en las empresas españolas y más en procedimientos de despido colectivo, según un informe elaborado por Estudio de Comunicación, en el que se señala que apenas el 21,9% de los trabajadores se enteraron por la empresa directamente de que ésta iba a hacer un despido colectivo.
El estudio, para el que se han entrevistado a 242 trabajadores de compañías afectadas por un proceso de despido, entre ellas empresas como Adif, Bankia, Coca-Cola Iberian Partners, FCC, Iberia, Panrico o Puleva, desvela que casi la mitad de los trabajadores, en concreto el 47,9%, supo del despido colectivo a través del comité de empresa o de los sindicatos.
Además, el informe revela que uno de cada tres trabajadores no entendió las causas por las que la empresa recurría al despido colectivo. Una vez iniciado el procedimiento, más de la mitad de los trabajadores (56,6%) reconocen que el ambiente laboral que se respiraba era malo o muy malo, mientras que sólo el 9,5% lo califica de bueno o muy bueno, y el 24,4% de regular.
El informe apunta que el 53,3% de los trabajadores entrevistados usa las redes sociales, blogs, foros y demás herramientas de comunicación personal para seguir el proceso de despido, comunicarse, recabar información u organizar protestas.
Como elementos positivos, Estudio de Comunicación resalta que en la presente edición de esta encuesta se aprecian más primeros ejecutivos que informan de los despidos (10,7%) que en la que se hizo en 2009.
El consejero delegado de Estudio de Comunicación, Benito Berceruelo, ha destacado que este informe sigue constatando que no hay una buena gestión de la comunicación interna en general, y más en situaciones de crisis. Berceruelo ha subrayado que hoy en día esto daña la reputación de las empresas y sus marcas.