Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las universidades y el transporte, las entidades públicas británicas más expuestas al 'Brexit', según Moody's

Las universidades y Transport for Londond (TfL), el organismo encargado de los aspectos referidos al sistema de transportes en Londres, son las entidades públicas más vulnerables si Reino Unido abandona la Unión Europea (UE) tras el referéndum que tendrá lugar el próximo 23 de junio.
Así lo señala un informe de la agencia de calificación crediticia Moody's, que alerta del "impacto negativo" que tendría el 'Brexit' en el sector público británico, principalmente en las universidades y el transporte de la 'City', debido a la pérdida de la financiación comunitaria y a las menores fuentes de financiación propias de las islas en caso de abandonar la comunidad europea.
"Si Reino Unido abandona la Unión Europea, las entidades públicas británicas se verán afectadas por la menor financiación por parte de la Unión Europea y el menor gasto público del Gobierno, al tiempo que verían reducidos sus ingresos como consecuencia de la ralentización del crecimiento económico y las restricciones a la inmigración", comentó al respecto la vicepresidenta de Moody's, Jennifer Wong.
El Reino Unido es uno de los principales destinatarios de los fondos para investigación de la Unión Europea, por lo que la agencia considera "improbable" que el Gobierno local pudiese compensar la pérdida de financiación comunitaria si se consuma la salida.
Asimismo, prevé que un Reino Unido no comunitario sería menos atractivo para los estudiantes europeos, ya que unas políticas de inmigración más estrictas dañarían la reputación de las universidades británicas y les restaría capacidad para atraer a estudiantes internacionales.
Por su parte, el transporte de Londres disminuiría su número de usuarios y recaudación debido a la ralentización de la economía británica como consecuencia directa del 'Brexit', así como por la ralentización de la expansión demográfica de la ciudad.