Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La voz del campo sale a la calle en Madrid

Miles de agricultores se manifestaron en Madrid para demandar medidas urgentes frente a la que han calificado como la mayor crisis conocida del campo español. La protesta, con asistencia de 500.000 agricultores ha reunido a agricultores y ganaderos de toda España bajo el lema "El campo se arruina, movilízate".
En el transcurso de la manifestación, que ha discurrido sin incidentes y en la que había tractores se han entonado reiteradamente gritos de "Zapatero dimisión".
Los agricultores han portado diversas pancartas en las que, entre otros lemas, señalan "Mañana Zapatero, ¿qué le echamos al puchero?", "Espinosa por la agricultura no se moja" y "SOS. El campo se muere. Políticos, en vuestras manos estamos".
El presidente de Cooperativas Agroalimentarias, Fernando Marcén, ha reclamado en la cabecera de la manifestación que se considere "el sector a la altura que se merece" y que se tenga en cuenta la situación crítica que está padeciendo.
Ha pedido a las Administraciones que tengan en cuenta que las cooperativas son una red empresarial que da trabajo en todo el territorio rural y ha señalado que tienen que "seguir adelante" y que si no se toma en serio al sector no va a haber modo de hacerlo.
El secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Miguel López, ha calificado la crisis que atraviesa el campo como una cuestión de Estado, por lo que ha indicado que esperan una respuesta del presidente del Gobierno y de todos los grupos políticos.
El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Lorenzo Ramos, ha considerado la manifestación de "éxito rotundo", lo que demuestra en su opinión que el sector está ilusionado por continuar con su futuro y pelear por la agricultura para salir adelante.