Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ejercicios de suelo pélvico ayudan a combatir la incontinencia urinaria de mujeres con osteoporosis

Investigadores de la Universidad de Montreal y el BC Women's Hospital & Health Centre de Vancouver, en Canadá, aseguran que la realización de ejercicios de suelo pélvico puede reducir drásticamente el riesgo de sufrir pérdidas de orina en mujeres con osteoporosis.
Después de la menopausia, las mujeres con osteoporosis tienen más problemas de incontinencia urinaria que quienes tienen los huesos sanos, pero el estudio que publica esta semana la revista 'Menopause' es el primer ensayo clínico controlado que prueba los beneficios de la terapia física para fortalecer los músculos de suelo pélvico y demuestra que los beneficios son "espectaculares".
En su trabajo incluyeron a 48 mujeres mayores de 55 años en una clínica de osteoporosis que estaban en lista de espera para tratar su incontienncia. Todas habían pasado la menopausia y presentaban una baja densidad ósea, y los problemas de incontinencia eran tanto de esfuerzo, cuando realizan una actividad que ejerza presión sobre la vejiga, como de urgencia, cuando no les da tiempo al llegar al baño.
La mitad de las participantes se sometieron a 12 sesiones semanales de terapia física con un fisioterapeuta que se encargaba de ayudarles a fortalecer los músculos del suelo pélvico, con ejercicios específicos, técnicas para controlar el impulso y un cambio de dieta.
La otra mitad participaron en una sesión educativa de tres horas sobre actividad física, dieta e incluso tratamientos farmacológicos, pero no contaban con la ayuda de la fisioterapeuta.
Tres meses y un año más tarde, todas las mujeres debían completar un cuestionario para evaluar su incontinencia, si habían logrado controlarla y cuantas fugas presentaban al día.
De este modo, las mujeres que se sometieron a la terapia física consiguieron reducir las fugas en un 75 por ciento, frente al otro grupo, al tiempo que también presentaban un mejor control de su incontinencia.
para ellos tener un tratamiento eficaz para la incontinencia.