Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Un nuevo bloqueo tras el 26-J?

El nuevo reparto de escaños en el Congreso salido del 26-J no despeja las dudas sobre la gobernabilidad del país. Rajoy, reforzado tras su victoria electoral con 14 diputados más que hace seis meses, ha anunciado que “aceptará el encargo de gobernar” y pide al PSOE y Ciudadanos que le apoyen en la tarea. Pero los socialistas ya han advertido que  “no pueden facilitar un gobierno del PP, ya sea por activa o por pasiva”. Ciudadanos ya no habla de “bloqueo  a Rajoy” aunque anuncia que utilizará sus escaños para que haya cambio y regeneración.  Y la otra opción posible, un pacto de izquierdas con el apoyo de Ciudadanos  tampoco será posible ante el aviso de Podemos que ya ha anunciado de que se opondrá, tal y como hizo tras el 20-D.

Mariano Rajoy , ha asegurado este lunes que "no vamos a abdicar de nuestra responsabilidad de gobernar" pero aunque la tras la victoria el 26-J lo tiene un poco más fácil para repetir como jefe del Ejecutivo, los números siguen sin salirle.

El candidato polpular ha dejado claro que no contempla otra posibilidad que no pase por que él encabece el próximo gobierno, puesto que, según ha dicho, su partido ha mejorado resultados al contar ahora con casi ocho millones de votos y no cabe que quien ha perdido los comicios imponga sus decisiones.

Por eso, ha lanzado un mensaje de pacto a PSOE y Ciudadanos urgiendoles a formar un nuevo Gobierno, "hoy ofrezco mi mano a los partidos moderados para que todos hagamos juntos lo que nos están pidiendo los españoles. Mi mano ha estado tendida todo este tiempo", ha afirmado.

Un Gobierno para finales de julio

Rajoy ha insistido en que él debe tomar la iniciativa porque ha ganado "con claridad" y ha dicho que espera de sus rivales políticos "generosidad y altura de miras" para evitar que dentro de otros seis meses se está en una situación similar de bloqueo.

"Sería fundamental tener a finales de julio y primeros de agosto un gobierno porque los retos que tenemos por delante son muy importantes", ha manifestado, al tiempo que no ha querido pronunciarse ahora sobre si irá o no a una sesión de investidura alegando que ésa es una respuesta que debe dar al Rey en caso de que se lo encargue.

Dado que este martes viaja al Consejo Europeo que se celebra en Bruselas -con el 'Brexit' encima de la mesa--, el presidente del Gobierno ha señalado que cuando vuelva procurará tener un contacto con los demás líderes políticos, a los que dirá que su prioridad es "la misma" que tras el 20 de diciembre: formar ya gobierno estable que cuente con "apoyo parlamentario suficiente" y un programa de gobierno pactado para cuatro años para generar confianza.

En cuanto a si está dispuesto a ofrecer la vicepresidencia a Pedro Sánchez o algún ministerio a Albert Rivera, Rajoy ha dicho que ahora no se trata de llegar y ofrecer cosas sino de ver la "disponibilidad que tienen el conjunto de las fuerzas políticas para construir" y formar un gobierno. En su opinión, sería "increíble" que eso no pueda hacerse y para conseguirlo ha dicho está "abierto a todas las fórmulas".
El PSOE anuncia que no apoyará a Rajoy
La dirección del PSOE, a través de su portavoz en el Comité Electoral, Antonio Hernando, ha insistido en que es el PP, como partido ganador, el que tiene que intentar formar gobierno. Los resultados del 26-J, ha remachado, muestran que la "alianza entre el PSOE y Podemos" no suma y, de hecho, "da mucho menos que la vez anterior". "Se han debilitado las fuerzas del cambio y eso aleja el cambio evidentemente", ha dicho.

Y ha señalado directamente a Unidos Podemos como responsable de esta situación, porque el partido morado "tuvo oportunidad" de apoyar a un presidente socialista y en cambio "decidió darle una segunda oportunidad" a Rajoy.

Por eso, ha apuntado que el líder del PP "tiene que estar muy agradecido" a sus siete millones de votantes, pero también "le debería dar las gracias a Pablo Iglesias ", por hacer que "el cambio se aleje de España". "Con sus decisiones, Iglesias ha posibilitado la situación en la que hoy nos encontramos", ha dicho.

La "presión", en la calle Génova

Así las cosas, el portavoz socialista ha hecho hincapié en que ahora "la presión" está en Génova y es el PP el que debe "empezar a dar respuestas" y "echar cuentas". Y en ellas, ha insistido, no puede contar con el PSOE. Eso sí, ha evitado plantear escenarios más allá de este punto y no ha respondido si los socialistas intentarán aglutinar apoyos si Rajoy fracasa en su intento.

"A partir de ahora, es a Rajoy a quien le corresponde la iniciativa y tendría que empezar a despejar algunas claves o hipótesis que ayer no hizo", ha remachado, para después subrayar que lo primero es aclarar "si se va a presentar a la investidura".

Y después, ha dicho, deberá explicar "con quién va a hablar y para qué va a hablar" y buscar apoyos "entre sus afines ideológicos, entre los que es evidente que no está el PSOE". Así, Hernando ha vuelto a negar toda posibilidad de 'gran coalición'.

También ha rechazado que puedan sentarse a hablar de propuestas programáticas y ha tirado de ironía para apuntar que le "extraña que el PP se vaya a hacer una lobotomía ideológica para poder coincidir" con el PSOE. "Salvo que también quiera venir a la socialdemocracia...", ha añadido.

Así, se ha negado a valorar las "muchas hipótesis" que se pueden hacer en este momento y ha insistido en que todo "va a depender de la decisión que tome el partido más votado, que es el PP". "Vamos a agotar todas las hipótesis del PP y después veremos", ha dicho, para después reconocer que unas terceras elecciones no serían convenientes.
Ciudadanos pide "cambio de Gobierno"
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha insistido este lunes en que su partido quiere abrir una mesa de negociación con el PP y el PSOE para formar gobierno tras las elecciones generales del domingo, y respecto a Mariano Rajoy ha indicado que no necesita a Ciudadanos para gobernar ya que le bastaría con la abstención de los socialistas.
"Para apoyar a Rajoy ya está el PSOE, no hace falta Ciudadanos", ha dicho en rueda de prensa en la sede del partido tras finalizar la reunión del Comité Ejecutivo, argumentando que si los socialistas se abstuvieran en la votación de investidura, podrían poner en marcha un ejecutivo de Rajoy.
Rivera ha incidido en que "si todo va a seguir igual, si va a ser el mismo gobierno, el mismo presidente y la misma sospecha de corrupción", su partido estará "en la oposición". "Si me pregunta si vamos a hacer presidente a Rajoy con los 3,1 millones de votos de C's, la respuesta es 'no'", ha precisado.

"Si alguien quiere contar con los votos de Ciudadanos, no con los del PP, tiene que saber que queremos cambio, una nueva etapa, reformas y que la gente vuelva a confiar en el Gobierno", ha añadido. En su opinión, Rajoy tiene "todo el derecho del mundo a buscar apoyos en otros partidos", pero C's tiene el mismo derecho a "poner las condiciones de sus votantes".

Contactará con PP y PSOE

El líder de la formación naranja ha indicado que va a contactar con el PP y con el PSOE este mismo lunes para proponerles una mesa de negociación entre las fuerzas "constitucionalistas" para intentar consensuar una serie de reformas "desde la moderación y las ganas de cambiar las cosas".

Desde su punto de vista, en el acuerdo deben participar los tres partidos porque solo así se conseguirá "estabilidad y una mayoría fuerte" y, al mismo tiempo, unos cambios que socialistas y 'populares' no impulsarán si Ciudadanos no los pide porque "no los han querido hacer en 35 años".

"Necesitamos ese revulsivo", ha recalcado, refiriéndose a medidas en el ámbito de la educación, la ley electoral, la Justicia o la lucha contra la corrupción.
Podemos mantiene el rechazo a Ciudadanos
En Podemos, su secretario de Organización, Pablo Echenique, ya ha advertido a de que, en esta nueva ronda de negociaciones, no apoyará un pacto con los socialistas que incluya a Ciudadanos.

"Si se nos vuelve a poner sobre la mesa el mismo programa, el resultado será el mismo", ha aseverado, tras apuntar que siguen pensado que las políticas de la formación naranja sólo suponen la continuidad de las del PP.

No obstante, ha asegurado que su formación sigue con la mano tendida al PSOE para formar un gobierno progresista, aunque son conscientes de la dificultad de que esta opción se imponga, teniendo en cuenta los resultados del PP. "Seguimos abiertos a formar un gobierno progresista si eso fuera posible aunque todo parece apuntar que se está buscando la otra opción, la que encabeza el PP", ha apostillado.

En todo caso, ha insistido en que Iglesias ha mostrado ya su disposición a dialogar con el PSOE en el mensaje que le envió la noche del domingo al líder socialista, Pedro Sánchez, y que este todavía no ha contestado. De hecho, Echenique ha reconocido que "como tercera fuerza política", les toca "ser humildes" y asumir que no les corresponde" "la iniciativa de formar gobierno.