Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los partidos esperan un debate de duros ataques a Rajoy y muchos golpes cruzados

Debate a cuatrotelecinco.es

Los cuatro partidos que participan mañana en el único debate entre los líderes que habrá durante toda la campaña electoral prevén duros ataques a Mariano Rajoy, pero también que haya muchos golpes cruzados entre sus rivales. De hecho, el equipo de Rajoy se prepara para recibir ataques de Podemos, PSOE y C's, el objetivo de Pablo Iglesias es "medirse" con el presidente del Gobierno y alzarse como única alternativa, mientras que Pedro Sánchez culpará al líder del partido morado de haber 'bloqueado' la negociación y con ello, haber permitido que Rajoy siguiera en La Moncloa. Albert Rivera, por su parte, tratará de buscar un hueco planteando un debate constructivo en el que se pongan en evidencia lo que considera "soluciones mágicas" de Podemos o el enfrentamiento de Rajoy y Sánchez.

Mariano Rajoy se está preparando a fondo para el debate a cuatro que se celebrará este lunes porque asume que será un 'tres contra uno' y tendrá que defenderse "de la mejor manera posible", según fuentes del Palacio de la Moncloa. Aunque no quiere entrar en el "juego sucio", contará con argumentos suficientes en la recámara por si cree necesario emplearlos ante ataques en temas como la corrupción.
Rajoy, que utiliza fichas como en otras ocasiones para recoger las principales ideas que quiere trasladar, se ha dejado libre toda la jornada del domingo y la mañana del lunes para centrarse en ese 'duelo' televisivo. En esa preparación le está ayudando su equipo más cercano, entre ellos, su asesor Pedro Arriola, su jefe de gabinete y director de campaña, Jorge Moragas, la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez-Castro, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.
Las fuentes consultadas auguran que el 13 de junio se va a repetir la dinámica que ya se vio en el debate de mujeres, en el que los demás colocaron al PP en la diana. Pero si sus rivales le atacan sin piedad en temas como la corrupción, fuentes de la dirección nacional aseguran que cuenta con datos para responder. En el PP auguran que Albert Rivera le propinará los principales golpes pero Rajoy acudirá con munición suficiente para replicarle si lo considera necesario.
Fuentes de 'Génova' creen que Rajoy se va a manejar bien en este debate porque el formato a cuatro es menos ágil y da a los participantes más tiempo para pensar sus respuestas y colocar sus mensajes, y así lo hará con su objetivo de crear 20 millones de empleos o bajar los impuestos. Además, algunos de sus colaboradores ya han recomendado al jefe del Ejecutivo que acuda tranquilo y opte por "aguantar", dado que de esa forma podrá presenciar los dardos que se cruzan el socialista Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias .
SÁNCHEZ CULPARA A IGLESIAS DE QUE RAJOY SIGA EN LA MONCLOA
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, también dedicará esta jornada y el lunes a preparar el debate y para ello ha vaciado su agenda de actos estos dos días. Sánchez trabajará el único debate de candidatos de la campaña junto a su círculo más próximo, miembros de su Ejecutiva y del equipo de gobierno con el que se presenta a estas elecciones, que llevan días preparando papeles sobre los diferentes temas que se tratarán.
Aunque en los últimos días algunos integrantes del comité de campaña restaban trascendencia a esta cita, asegurando que no será tan decisiva como se puede pensar, en la mente de muchos está el efecto que tuvieron los debates de diciembre y el revulsivo que supuso en el partido su intervención en el 'cara a cara' con Rajoy.
Para este lunes, fuentes socialistas aseguran que Sánchez se plantea un debate "en positivo", porque quiere "aprovechar" la audiencia para explicar el proyecto del PSOE y las soluciones que ofrece a los desafíos a los que se enfrenta España.
Por eso, según estas fuentes, no habrá "salidas de tono ni ataques 'porque sí' a sus adversarios", aunque sí pretende dejar claro "por qué hoy sigue Rajoy": por el "bloqueo" del líder de Podemos, a quien los socialistas han visto más preocupado por los "sillones" que por los problemas de los españoles.
En cualquier caso, aseguran, mantendrá su tono "presidencialista" y anclado en la moderación. Mientras tanto, creen que el líder de Podemos saldrá con un tono conciliador, aunque terminará asomando su otra cara, la que llevó la cal viva al Congreso.
OBJETIVO DE IGLESIAS, MEDIRSE CON RAJOY
El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, tiene claro que su objetivo en este encuentro es erigirse como la principal alternativa de gobierno al PP y por lo tanto tratará de rivalizar con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ignorando los previsibles ataques del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y evitando polemizar con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al que insiste en presentar como un "aliado" necesario para formar un gobierno de coalición progresista.
Se trata de la primera vez que Iglesias tiene la oportunidad de medirse con Rajoy en un debate en televisión y, según explican fuentes del partido morado, el líder de Podemos tiene "ganas" de ese 'cara a cara', y a la vez siente "curiosidad" por el modo en el que se desenvolverá el presidente en funciones en un formato en el que el candidato de Unidos Podemos se siente especialmente cómodo.
Por todo ello, Iglesias afronta este encuentro sin "preocupación" pero con "prudencia" y dedicará este domingo y el lunes exclusivamente a estudiar en su casa, y con la ayuda de su equipo y del secretario de Economía, Nacho Álvarez, el programa de Podemos, que usará para rebatir con "datos" las ofensivas de sus adversarios, que previsiblemente tendrán que ver con el populismo, Venezuela, y la viabilidad de su proyecto económico. De hecho, la estrategia que Iglesias ensaya consiste en no confrontar y mantener la calma en todo momento, según han explican las fuentes consultadas.
A juicio de Podemos, son Sánchez y Rivera quienes más pueden acusar los nervios en la cita del lunes, ya que son los que más tienen que perder. Aunque en el partido morado consideran este debate "crucial", reconocen que ya no se juegan tanto como en el diciembre, cuando estaban sumidos en plena estrategia de "remontada" y el encuentro era "decisivo". A diferencia de entonces, todas las encuestas prevén ahora un buen resultado para la coalición e incluso el 'sorpasso' al PSOE.
RIVERA CONTRASTARA LAS SOLUCIONES VIABLES CON LAS QUE NO LO SON
Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha destacado la importancia que, a su juicio, tiene este debate por ser el único que Rajoy ha aceptado mantener con los candidatos del PSOE, Podemos y C's.
Aprovechando que en esta campaña no tiene programados tantos actos como en la de diciembre -entonces daba dos mítines cada día-, Rivera usará las horas libres para preparar el debate con su equipo. De hecho, lo único que figura en su agenda del lunes es el debate a cuatro.
El líder de la formación naranja, que espera un debate "constructivo", cree que los españoles podrán valorar qué candidato presenta propuestas viables y un proyecto para el país y quiénes ofrecen "soluciones mágicas", como cree que hace Podemos, o se dedican a reprocharse cosas, como Rajoy y Sánchez. El líder de la formación naranja tratará así de buscar un hueco ante Pablo Iglesias y Mariano Rajoy, de quienes se prevé que centren parte del debate por la estrategia de polarización de la campaña que están manteniendo.