Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La estación de Atocha de Madrid congelada

Unas 300 personas se han citado en la estación de tren de Atocha en Madrid para congelarse. Al sonido de un silbato, los partcicipantes en esta peculiar iniciativa se han quedado inmóviles durante cinco minutos.
 Al sonido de un silbato, las 300 personas se han quedado paralizadas, petrificadas en la estación madrileña de Atocha.
La cara de asombro de los viajeros era más que previsible. Los pasajeros han tenido que sortear a estas improvisadas estatuas humanas, paralizadas en las más diversas y complicadas posturas.
La iniciativa se transmitió a través de la Red y del teléfono móvil. No hay duda de la capacidad de convocatoria. Cinco minutos después, otro silbato daba por terminada la congelación.