Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un auténtico psicópata, lo que puedes llegar a ser si eres amigo de tus exparejas

ParejasGtres

Un estudio de la Universidad de Oakland, EEUU, apunta que las personas que mantienen el contacto con sus ex tienen más rasgos de personalidades oscuras (narcisismo, maquiavelismo y psicopatía) que las que rompen toda comunicación. Además apunta a que el motivo por el que prosigue la amistad es por el intercambio de "recursos deseables". 

Pasar página después de una ruptura puede llegar a ser complicado. A menudo se escucha que lo mejor que se puede hacer es acabar bien con tu expareja para que la situación sea lo menos dura posible. Una decisión de la que se desprende no sólo la fortaleza de la amistad, sino también si tienes rasgos narcisistas, maquiavélicos e incluso psicópatas.
Un estudio psicológico realizado por la Universidad de Oakland, EEUU, ha llegado a estas observaciones después de analizar a 841 participantes. La investigación concluye que las personas que siguen en contacto con sus ex tienen más rasgos de 'personalidades oscuras' que las que habían roto totalmente la comunicación. 
Además, a través del casi millar de cuestionarios realizado por los voluntarios, los expertos observaron que el mantenimiento de la relación con las exparejas viene motivados por el deseo de seguir intercambiando "recursos deseables" entre ambas partes. Estos pueden llegar a ser información, confianza, dinero, cariño, amor o incluso sexo. 
Los hombres mantienen el contacto por el sexo y las mujeres por la amistad
Como recoge el Daily Mail, un estudio previo apunta a que las personas con 'personalidad oscura' eligen a sus amigos por razones estratégicas y prefieren relaciones sentimentales a corto plazo. Basándose en esta premisa el estudio preguntó a los voluntarios sobre por qué seguían en contacto con sus exparejas.
El resultado fue muy esclarecedor. Por pocos puntos de diferencia, los hombres daban más importancia que las mujeres a mantener la amistad por pragmatismo y por tener mayor probabilidades de tener sexo. Mientras, ellas seguían en contacto por el deseo de tener una amistad cono el sexo contrario.