Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 11 expresiones que nunca debes decir en una entrevista de trabajo

Entrevista de trabajotelecinco.es

Las entrevistas de trabajo son uno de los procesos vitales a los que todas la personas tenemos que hacer frente. En ellas, se decide el futuro próximo y aunque nunca sabes si serás el seleccionado, hay numerosas expresiones que si las dices pueden restarte muchas posibilidad de conseguir el trabajo. Insistir sobre las condiciones económicas y laborales, mostrar un estado anímico negativo o negarte a responder algunas de las preguntas sobre tu curriculum son algunas de las decisiones que pueden tirar por tierra una entrevista. 

Todas las personas tenemos que pasar por el mismo trámite en la vida: Una entrevista de trabajo. Nerviosismo, ganas e impacienta se juntan durante unos segundos que pueden llegar a parecer eternos. Y es que son muchas las personas que desconocen qué frases pueden llevarles a ser rechazados del proceso de selección. Por ello, os enumeramos las expresiones que nunca hay que decir en una entrevista si queremos dar una imagen de seguridad, creatividad e inteligencia al entrevistador:
1. "Estoy muy nervioso/a"
Segun diferentes estudios esta expresión es más habitual entre las mujeres que en los hombres y aunque antes podía ser vista como una frase positiva que creaba un ambiente de complicidad entre candidato y entrevistador, hoy en día es un gran error. El motivo es que en la actualidad las empresas buscan candidatos que tengan confianza en sí mismo, que conozcan sus virtudes y no tengan miedo de exponerlas. Una convicción y firmeza que son los rasgos en los que más se fijan los entrevistadores. 
2. "Mi debilidad o punto flaco es"
Hay que estar seguros de uno mismo, ser sincero y creíble, pero siempre sin llegar a tirarnos piedras a nuestro propio tejado. Y es que expresar tus debilidades antes de que te las pregunten puede ser un detalle que muestre tu inseguridad. Las compañias quieren escuchar lo que tus habilidades y experiencia pueden aportar a la empresa no toda la formación que vas a necesitar para desempeñar el trabajo. Sé optimista, no tengas miedo de mostrar tus fortalezas. 
3. "Necesito el trabajo"
Uno de los motivos por los que más rápido se rechaza a un candidato es cuando se tiene como estrategia dar pena. La desesperación es mala técnica, ya que nadie va a contratar alguien por muy desesperado que esté. Los entrevistados buscan a personas fuertes que no se derrumben ante la presión, por ello nunca escogera a alguien que suplica y se arrodilla para alcanzar un puesto de trabajo.
4. "Hablemos de dinero" 
Si te interesa el empleo, el dinero será uno de los últimos detalles por el que preguntarás. Lo recomendable es no pronunciarse sobre él hasta que el entrevistador lo haga. Y es que en los últimos años las empresas buscan empleados que se sientan identificados con la imagen de la compañia y que para ellos no sea solo un trabajo. El compromiso y la predisposición en la realización de la futura actividad laboral es uno de lo aspectos que más se valoran. Cabe destacar que en ocasiones es la propia empresa quien se olvida de comunicar la remuneración, dejando ese gran detalle para el momento de la firma del contrato. 

5. "Me encantan las ventajas que ofrecen"

Hay que evitar durante la entrevista mostrar tu opinión sobre las ventajas que tiene el empleo, ya que esas condiciones en el futuro pueden cambiar, lo que puede provocar que te vuelvas a plantear el trabajo. Además, como ya se ha dicho, en los últimos tiempos se busca que el empleado de una empresa no sea solo un mero trabajador, sino que este comprometido con el futuro de la empresa, queriendo esforzarse al máximo y ser lo más productivo para mejorarla. 

6. "Preferiría no decirlo"

Salvo que sea una cuestión ilegal, demasiado personal o inapropiada hay que responder a todas la preguntas que nos formulen. Y es que si dejas una respuesta en el aire provocas que la imaginación del entrevistador vuele y llegue a pensar en el peor escenario posible. Por este motivo es esencial ser sinceros y no tener miedo a explicar aquellas experiencias profesionales o académicas de las que, en un primer momento, no te sientes orgulloso. 

7. "Mi anterior jefe era .... (algo despectivo)"

Tener un mínimo de educación en la entrevista como en la vida es algo que siempre se valora en positivo y más cuando te preguntán por la opinión que tenías por un jefe anterior. Si tu valoración es negativa, una muestra de tu inteligencia será expresarlo de tal modo que no caigas en vulgaridades y groserias, siendo tu juicio apoyado por argumentos concretos. En el caso que no consigas aplacar tus ánimos y saques todo el rencor que llevas dentro, piensa que por regla general no serás el seleccionado por la empresa, ya que ellos pensarán que si hoy hablas mal de un jefe anterior, mañana podrías hacerlo de ellos.  

8. "¿Cuánto durará la entrevista?"

Mostrar predisposición por el puesto de trabajo es un detalle que siempre valorán positivamente las empresas. Si llegas a una entrevista preguntando desde el principio por su duración indicas que tienes un mínimo interes por ser el seleccionado. Por ello nunca muestres una sensación de prisa cuando te sientes con el entrevistador, ya que si finalmente la entrevista se alarga significará que es una buena señal y que la empresa quiere saber más sobre ti. 

9. "No tengo ninguna pregunta"
 
Otro de los trucos con los que podrás mostrar interés en la entrevistas es cuando te pregunten al final de esta si tienes alguna duda. En ese momento es importante tener guardada alguna cuestión que tenga que ver con el funcionamiento del trabajo a desempeñar para que el entrevistado compruebe que has prestado atención a sus explicaciones y que has escuchado todos los detalles. Además mostrarás que posees la suficiente confianza para preguntar aspectos que desconoces. 

10. "Ummm, pssss..., ajaa..."

El uso de estas expresiones revelan que el candidato tiene pocas capacidades para la comunicación, ademas de que no está 100% concentrado en la entrevista. Durante ella hay que intentar ser capaz de cerrar todas las respuestas y conceptos que elabores, eso dará sensación de seguridad y de ser una persona capaz de sintetizar de forma comprensible tus pensamientos.

11. Estoy embarazada / en proceso de divorcio / con depresión

Es importante no decir aspectos de tu vida personal que puedan perjudicar a rendimiento laboral. Y es que ninguna empresa quiere contratar a un empleado cuyo rendimiento y productividad se vea afectada por factores externos. Por tanto omite de tus respuestas todo lo referente a elementos negativos de tu vida y centrate en aquellos que pueden ser valorados positivamente por la empresa.