Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los fabricantes de cemento recurren la nueva normativa sobre interrumpibilidad

La Agrupación de Fabricantes de Cemento de España (Oficem) ha recurrido ante el Tribunal Supremo aspectos relacionados con el nuevo mecanismo competitivo para asignar el servicio de interrumpibilidad entre los grandes consumidores de electricidad.
En concreto, Oficem ha recurrido la orden ministerial 346/2014, que modifica la orden 2013/2013, en la que se regula el mecanismo competitivo de asignación del servicio de interrumpibilidad, según consta en el BOE de este viernes.
Este recurso ante la sala de los contencioso-administrativo del Alto Tribunal se anuncia días después de la publicación por parte del Ministerio de Industria de una resolución en la que se fija para los días comprendidos entre el 17 y el 21 de noviembre el periodo en el que se celebrarán las nuevas subastas para la asignación del servicio de interrumpibilidad en 2015.
En estas pujas, los grandes consumidores de electricidad lanzarán sus ofertas por nueve bloques de 90 megavatios (MW) que suman 810 MW y por 238 bloques de 5 MW que suman 1.190 MW.
Este servicio de interrumpibilidad lo ofrecen los grandes consumidores de electricidad y consiste en el compromiso de suspender o mitigar su actividad industrial en momentos en los que el sistema eléctrico se encuentra saturado.
Pese a que esta saturación apenas se produce en la actualidad debido a que la demanda ha caído y a que existe una capacidad instalada suficiente, el sistema eléctrico ha venido pagando unos 750 millones de euros al año por este servicio.
Industria quiere reducir el coste anual a unos 500 millones y, por este motivo, ha lanzado el nuevo mecanismo de subastas. Los costes de interrumbilidad lo asumen los consumidores a través de los peajes de la tarifa y también las tecnologías poco gestionables.