Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La falta de sueño reduce la eficacia de las vacunas

Según ha evidenciado un estudio realizado en San Francisco por expertos de la Universidad de California (Estados Unidos), la falta de sueño reduce la eficacia de las vacunas. Esta es la primera investigación efectuado fuera de un laboratorio del sueño.
En ella, los investigadores han demostrado que la duración del sueño está directamente vinculada a la respuesta de la vacuna inmune. Así lo aseguran en las páginas de la revista 'Sleep', en su edición del mes de agosto.
"La privación crónica del sueño se ha convertido en una forma de vida para muchos estadounidenses", explica el experto principal y estudiante de doctorado en la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos), Aric Prather. Debido a esta situación, es necesario "crear conciencia en la comunidad de salud pública", añade.
En su análisis, el especialista ha evaluado en sus respectivos hogares a 125 pacientes tratados contra la hepatitis B, de los cuales 70 fueron mujeres y 55 hombres. Para ello, se han medido los niveles de anticuerpos antes y después de las inyecciones de antibióticos.
Así, se ha conseguido demostrar que las personas que durmieron menos de seis horas por noche "fueron mucho menos propensos a desarrollar respuestas de anticuerpos a la vacuna y, por lo tanto, fueron más propensos a no ser protegidos por la misma que las personas que dormían más de siete horas en promedio", asegura el experto.
Ante ello, Prather concluye que dormir menos de seis horas "confiere un riesgo significativo", ya que el sueño "juega un papel importante en la regulación del sistema inmune". Por eso, el experto aconseja dormir "entre siete y nueve horas por noche".