Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los famosos se movilizan por Haití

Entre los primeros en reaccionar se encontraron Brad Pitt y Angelina Jolie (la tercera pareja más rica del mundo del espectáculo en EE.UU, según la revista Forbes), que han decidido apoyar con un millón de dólares a la organización Médicos Sin Fronteras para cubrir gastos de atención sanitaria de emergencia en Haití.
La pareja, que ha ingresado 55 millones de dólares el año pasado, es conocida por las generosas contribuciones que realizan anualmente a proyectos humanitarios a través de la Jolie-Pitt Foundation, creada en 2009.
"Entendemos que la primera respuesta es crítica para cubrir las necesidades inmediatas de la gente que ha quedado desplazada de sus hogares", ha dicho Pitt. "Es horrible ver una catástrofe de este tamaño golpear a gente que ha estado sufriendo de extrema pobreza, violencia y disturbios durante tantas décadas", ha su mujer.
Marea de peticiones de ayuda
El desembolso de los Pitt-Jolie fue lo más sonado en la meca del cine desde donde se ha originado una marea de peticiones de ayuda por parte de numerosas celebridades. Los famosos de Hollywood han convocado a sus fieles en las redes sociales de la web o en sus propios blogs con el fin de que cada uno ponga su grano de arena para responder a la devastación haitiana.
Ben Stiller ha centrado sus comentarios en Twitter hacia la problemática en Haití, desde donde ha invitado a hacer donativos en la página de Unicef y ha dirigido temporalmente la recaudación de su fundación StillerStrong.org al servicio de los afectados. "Se me rompe el corazón al ver las imágenes que llegan de Haití. La gente allí necesita nuestra ayuda inmediata", ha declarado.
Twitter ha sido también la herramienta escogida por la pareja formada por Ashton Kutcher y Demi Moore para tratar de conducir ayudas hacia Unicef, lo mismo que la activa Alyssa Milano, quien ha sido una de las famosas que más seguimiento ha estado haciendo en Internet sobre el desarrollo de la crisis humanitaria.
Una lista a la que se suman nombres como la presentadora Oprah Winfrey, las actrices Kirstie Alley y la ex "Beverly Hills, 90210" Tory Spelling, o la cantante Jennifer López, quien envió sus plegarias y su apoyo a los afectados.
Uno de los actores más implicados está siendo Jimmy Jean-Louis ("Heroes"), natural de Haití y fundador en 2008 de la ONG Hollywood Unites for Haiti, quien en una grabación aseguró que tras el seísmo no ha podido ponerse en contacto con su familia y amigos.
Homenaje en los Globos de Oro
La calamidad haitiana marcará la próxima edición de los Globos de Oro, ceremonia que tiene lugar el domingo, y en la que la empresa Platinum Publicity hará un donativo al país caribeño por cada una de las estrellas que se pasen por la sala de que dispondrá en el recinto.
Entre los artistas latinos en mostrar su contrariedad por lo ocurrido en la nación caribeña está además la colombiana Shakira, quien en su página web dijo amar a Haití, pueblo al que dedica sus "pensamientos y oraciones", al tiempo que se sumó a la campaña para recaudar fondos.
El español Alejandro Sanz ha invitado a que se haga presión a los gobiernos para que se asista con rapidez a Haití. 
Telemaratón de Clooney
Asimismo, el actor George Clooney decidió organizar y presentar un telemaratón con el fin de recaudar fondos para los damnificados, según la revista The Hollywood Reporter. Clooney ya contactó a numerosas celebridades, tanto del mundo del cine como de la música, para que asistan al evento que tendrá lugar el viernes 22 de enero y que será retransmitido por cadenas como MTV o VH-1, tras haber logrado un acuerdo con Judy McGrath, directora ejecutiva de MTV Networks.
El sismo de 7 grados de la escala Richter que sacudió el martes a Haití, el país más pobre de América, causó la destrucción de varios edificios y se presume que dejó miles de víctimas. Clooney también logró la colaboración para producir el evento de Joel Gallen, que se ocupó del famoso telemaratón organizado a raíz de los atentados del 11-S.