Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 23 de febrero, día clave para el futuro de Honda

El futuro de Honda en la Fórmula 1 está cerca de resolverse. A pesar de que la escudería japonesa tiene varias ofertas sobre la mesa (la última de Virgin), ninguna acaba de concretarse y su portavoz, Hiroyuki Murase, ha dejado entrever que la disolución del equipo es una posibilidad real. El lunes, la situación puede dar un giro radical, ya que es la fecha en la que Mercedes-Benz debe comenzar a recibir dinero para suministrar sus motores.
"Es cierto que estamos negociando con varios personas interesadas en comprar el equipo", declaró el portavoz de Honda, Hiroyuki Murase. "Pero si las negociaciones no acaban bien puede que al final tengamos que disolver el equipo". Una de las últimas ofertas recibidas ha sido la del magnate Richard Branson, dueño del grupo Virgin. Por el momento, lo único seguro es que la petrolera Petrobras no entrará en la puja.
No sería la primera vez que Virgin se embarca en una aventura del 'gran circo'. La compañía ya patrocinó a la escudería Jordan y Richard Branson es un conocido aficionado a la Fórmula 1 y cuenta con buenas amistades en el mundillo, como el cofundador de BAR, Adrian Reynard.
En cuanto a los motores, el acuerdo con Mercedes-Benz está cerrado. En teoría, debe comenzar a partir del próximo 23 de febrero. Por eso, urge encontrar un comprador, ya que Honda deberá empezar a pagar a la marca alemana desde ese mismo día. Además del primer pago, Mercedes exigirá a la escudería nipona que se le demuestre que puede hacer frente al coste total hasta final de temporada: ocho millones de euros.
Barrichello no baja los brazos
Mientras tanto, Honda sigue preparando la próxima temporada como si nada y busca pilotos en el mercado. Jenson Button parece confirmado, pero no Rubens Barrichello. El brasileño tiene un pie y medio fuera de la escudería, aunque no se resigna a dejar la F1: "Es duro tener que esperar noticias del equipo". Lo cierto es que de no seguir en Honda, la retirada de 'Rubinho' parece el desenlace más probable.
Todo apunta a que le sustituirá otro brasileño: Bruno Senna, sobrino del mítico 'Magic'.
JNP