Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fin de semana familiar y romántico para los Obama

El presidente estadounidense Barack Obama decidió premiarse con un fin de semana íntimo y familiar, que incluye una escapada romántica a Nueva York con su esposa, Michelle, y una visita a los teatros de Broadway.
Los planes de este fin de semana llamaron la atención de la oposición republicana, que hoy se quejó de que, en medio de la crisis económica y con la monumental quiebra de General Motors en ciernes, los Obama opten por coger el avión presidencial para disfrutar de una noche en la Gran Manzana.
El Comité Nacional Republicano emitió un comunicado en el que ponía de manifiesto las discrepancias entre el comportamiento de Obama y su discurso de que comparte y entiende los problemas que atraviesan en la actualidad los estadounidenses.
El fin de semana arrancó con la asistencia de los Obama a un partido de fútbol del equipo de su hija mayor, Malia, en el centro recreacional de Palisades, no muy lejos de la Casa Blanca.
Tras ovacionar al equipo de Malia por su triunfo, Barack y Michelle Obama regresaron a la Casa Blanca para tomar un avión más pequeño de lo habitual para desplazarse a Nueva York, situado a unos 400 kilómetros de la capital.
Si bien la Casa Blanca no ha facilitado detalles de los planes en Manhattan, se da por supuesto que los Obama aprovecharán la escapada para cenar en un restaurante de la ciudad y ver uno de los musicales que se representan en Broadway.
Tras su victoria electoral, el presidente prometió a su esposa que intentaría mantener su costumbre de salir a cenar en citas románticas.
Aunque sus escapadas no han sido muy frecuentes, se les vio salir para celebrar el Día de los Enamorados en un restaurante en Chicago, y posteriormente el mandatario invitó a su esposa a cenar en uno de los restaurantes más exclusivos en Washington.