Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué hacer para evitar el cáncer de piel?

La prevención mediante es clave para prevenir el cáncer de piel y el melanoma, el subtipo más agresivo, y por ello es necesario utilizar fotoprotectores solares, según reconoce Agustín Buendía, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que aclara que "por debajo de 30 es poco útil" para protegerse de estos tumores. En el Día Mundial del Melanoma, los expertos aseguran que es necesario protegerse correctamente y revisarse los lunares periódicamente.

"El bronceado es breve, tu piel es para siempre, ¿Salud o moda? Ahí está el dilema", ha destacado este experto con motivo del Día Mundial del Melanoma, recordando que los daños solares son irreversibles.
En España, según datos difundidos por la AEDV, la incidencia del melanoma es de 9,7 casos por cada 100.000 personas al año, con máxima frecuencia en Marbella (17,5) y mínima en Zaragoza (3,6), mientras que la mortalidad ronda las dos muertes por cada 100.000 al año. Respecto al cáncer cutáneo no melanoma, se registran 160 casos por 100.000 habitantes al año, teniendo en cuenta los carcinomas basocelulares (118) y los carcinomas espinocelulares (42).
Su aparición es más frecuente a partir de los 50 años pero, no obstante, cada vez se diagnostican más casos en personas jóvenes por los hábitos poco saludables de exposición solar intensa en cortos periodos.
Además hay factores genéticos que no se pueden modificar, como son el tipo de piel (mayor o menor capacidad para broncearse), tendencia a desarrollar nevus-lunares y determinadas mutaciones que predisponen a padecer tumores, aún en ausencia de una exposición solar excesiva. También hay algunos factores de tipo químico como el arsénico, la nicotina o las breas que pueden provocar tumores cutáneos, no melanoma.
Ante este riesgo, los dermatólogos recomiendan evitar exposiciones solares excesivas y quemaduras en la infancia y adolescencia, ya que las quemaduras solares en esta etapa de la vida son determinantes de algunos cánceres en la edad adulta, especifica Buendía.
CRIBADO PARA DETECTARLO CUANTO ANTES
Además, la AEDV defiende que las jornadas de cribado o 'screening' cobran especial importancia en la campaña de prevención y diagnóstico precoz del Cáncer de Piel Euromelanoma 2016, ya que se basan en ofrecer a la población general la posibilidad de revisarse la piel por dermatólogos, en busca de lesiones precursoras o sospechosas de cáncer de piel.
Son jornadas gratuitas y este año se realizarán del 13 al 17 de junio. "El cáncer de piel se ve y para un dermatólogo puede resultar bastante sencillo el diagnóstico mediante el examen físico exclusivamente", ha destacado en un comunicado.
No obstante, cada vez se diagnostican tumores de menor tamaño gracias a determinadas técnicas como la dermatoscopia, que consiste en un dispositivo con lente de aumento y luz polarizada, el cual permite ver estructuras que no son evidentes a simple vista. En caso de duda se realiza una biopsia que consiste en obtener un pequeño fragmento de piel (3-4 milímetros) para analizar al microscopio.