Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los fotovoltaicos de Anpier, dispuestos a asumir una tasa a la generación si es "justa e igualitaria"

La Asociación de Productores e Inversiones de Energías Renovables (Anpier) se ha mostrado dispuesta a aceptar una "tasa solidaria" a la generación de energía para contribuir a paliar el déficit de tarifa, siempre y cuando se trate "de una carga justa e igual para todas las tecnologías generadoras de energía eléctrica".
En un comunicado, la asociación de fotovoltaicos añade que para asumir esta tasa seria también necesario que se modificaran "las dañinas" disposiciones retroactivas que padecen las renovables y se resolvieran "las ineficiencias que producen el déficit, y todo ello, a pesar de no ser las responsables del inmenso agujero de 24.000 millones de euros, el cual ha sido creado por las compensaciones abonadas a la energía nuclear".
Así, Anpier recuerda que, tal y como ha señalado la Comisión Europea, las energías renovables "no son las causantes del déficit de tarifa", por lo que si se tuviera que gravar con mayores cargas algunas modalidades de producción, tendría que hacerse sobre las que fueran "más contaminantes o peligrosas".
De esta manera, asegura que si se instaurase un gravamen más alto para las renovables, Anpier y sus asociados emprenderían "de inmediato" acciones judiciales y una reclamación ante el Parlamento Europeo.
La patronal subraya que aceptaría la nueva tasa, "siempre que se derogara previamente las medidas retroactivas impuestas por el anterior Gobierno, que están suponiendo en la actualidad una reducción del 30% en los ingresos de los 55.000 productores fotovoltaicos, lo que deja fuera de umbral de rentabilidad a la mayor parte de las instalaciones".
Anpier solicita así al Gobierno "transparencia y diálogo sectorial" para alcanzar una "reforma justa para el sector y para la sociedad", y que, más allá de neutralizar el déficit de tarifa, "contribuya a definir el futuro modelo energético español.