Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fracaso inglés de Fabio Capello

Ni el gol fantalsma de Lampard sirve de excusa para justificar el fracaso ingléstelecinco.es
Inglaterra se presentó en el Mundial con el aval de la buena marcha iniciada con Capello, un técnico garantía de buenos resultados, que no buen juego. Para gran parte de la crítica los 'pross' eran uno de los grandes favoritos.
La selección inglesa se paseó en la fase de clasificación y bajo la batuta del técnico italiano, se había convertido en una de las grandes referencias internacionales. Futbolistas de primer nivel como Rooney, Lampard o Gerrard aumentaban el valor inglés en las apuestas. Sin embargo con el inicio de la Copa del Mundo todo se vino abajo.
En un grupo asequible, Inglaterra se clasificó de mala manera para los octavos de final venciendo a Eslovenia gracias a un solitario gol de Jermani Defoe. EE.UU puso en evidencia el poderío inglés con un empate con fallo clamoroso incluido del guardameta Green. Las dudas crecieron con el 0-0 ante Argelia y sólo la sufrida victoria frente a Eslovenia hizo recuperar la confianza.
El centro del campo con Gerrard y Lampard no creaba fútbol mientras Wayne Rooney  buscaba socios en la delantera que nunca llegaban. Con este panorama Inglaterra se jugó los octavos de final contra Alemania.
Todos los malos presagios se cumplieron en el Free State.  Miroslav Klose y Lukas Podolski hicieron un roto en poco más de media hora a la selección inglesa.
Después vendría el gol no concedido a Lampard. Suponía el empate a dos y volver a soñar. Sin embargo rápidamente comprobaron que el colegiado dejó seguir el juego ante la incredulidad de propios y extraños. Y ahí se acabó la ilusión de Inglaterra de volver a hacer algo grande en un Mundial. A partir de ahí se impuso el rodillo alemán hasta el 4-1 final.
Inglaterra se despidió de Sudáfrica con su derrota más amplia en una Copa del Mundo, triste bagaje para un equipo entrenado por el resultadista Fabio Capello. El entrenador italiano tendrá una segunda oportunidad con la Eurocopa del 2012.