Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños de madres fumadoras tienen un 11% más de riesgo de padecer problemas respiratorios

Los niños menores de dos años cuyas madres han fumado durante el embarazo tienen un 11 por ciento más de riesgo de desarrollar problemas respiratorios que los que no han estado expuestos al humo de tabaco, según ha mostrado una investigación liderada por el codirector e investigador del CREAL, Manolis Kogevinas, y que ha sido publicada en la revista 'European Respiratory Journal'.
Asimismo, el trabajo también ha constatado que el riesgo de síntomas respiratorios se incrementa de manera todavía más notable cuando más sostenida es la exposición al humo en las diferentes fases previas y posteriores al embarazo. De este modo, en los niños expuestos de manera pasiva al tabaco durante la gestación, y también después del parto, el riesgo de sibilancias se incrementó en un 29 por ciento.
En concreto, los casos en los que se detectó un mayor riesgo fueron aquellos en que las madres eran fumadoras activas antes del embarazo, alcanzando el 74 por ciento cuando, además, el niño recibía exposición pasiva al humo después del nacimiento. Por otra parte, el riesgo de sibilancias fue mayor en los niños con antecedentes alérgicos paternos.
Hasta ahora se conocía que el tabaquismo materno durante el embarazo aumenta el riesgo de asma infantil, pero los efectos que la exposición pasiva al humo durante el embarazo podía tener en la salud de los niños no estaban claros.
En este sentido, la investigación, que se ha llevado a cabo con datos de 27.993 parejas madre-hijo de 15 cohortes europeas de nacimiento, ha permitido concluir que la exposición al tabaquismo pasivo materno durante el embarazo es un factor de riesgo independiente para las sibilancias en los niños de hasta 2 años de edad.
"Estos resultados tienen implicaciones importantes para la salud pública e indican la necesidad de proteger a las mujeres embarazadas y los niños pequeños debido a la exposición al tabaquismo pasivo mediante la adopción de un estilo de vida libre de humo. Las mujeres embarazadas deben evitar la exposición activa y pasiva al humo del tabaco en beneficio de la salud de sus hijos", ha zanjado Kogevinas.