Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio del litro de gasóleo se aleja de los máximos anuales tras abaratarse por primera vez en dos meses

El precio medio del litro de gasóleo ha roto con su espiral alcista de los últimos meses y ha caído esta semana un 0,37%, alejándose del máximo anual que tocó la pasada semana, según datos recogidos por Europa Press a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).
De esta manera, el litro de gasóleo se sitúa en los 1,052 euros y deja atrás una serie de nueve semanas consecutivas al alza que le había llevado a marcar máximos anuales y acumular un encarecimiento de casi el 10% con respecto al precio en que arrancó el año.
En cuanto a la gasolina, el precio medio se sitúa en 1,179 euros, después de haberse abaratado un 0,5% esta semana, cayendo por segunda semana consecutiva.
De esta manera, ambos combustibles de automoción se mantienen alejados de las cotas de 1,3 y 1,2 euros por litro marcados por la gasolina y el gasóleo, respectivamente, durante el pasado verano.
Un vehículo de gasóleo con un depósito medio de 55 litros requiere 57,86 euros para su llenado, mientras que en el caso de la gasolina el llenado asciende a 64,84 euros.
Estos precios de los combustibles publicados por la Comisión Europea coinciden con la contracción registrada en el precio del crudo la pasada semana, que llevó a situarse al barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, en los 48 dólares. Este jueves, el barril se intercambiaba a 50,19 dólares.
Los carburantes cuestan en España menos que la media de la UE y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,335 euros y en 1,351 euros, respectivamente. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,164 euros de media en la UE y 1,14 euros en la eurozona.
El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.