Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gasolina y el gasóleo se abaratan hasta un 1,1% en la última semana

Los precios de la gasolina y del gasóleo han registrado descensos del 0,8% y del 1,1%, respectivamente, en la última semana, según datos recogidos por Europa Press a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).
En concreto, el litro de gasolina se sitúa en 1,395 euros, un nivel un 1,9% inferior al de la misma semana del año pasado y un 0,3% inferior al de hace un mes. Además, vuelve a situarse por debajo de los 1,4 euros, lo que solo le ocurrió en 2013 durante seis semanas.
En el caso del gasóleo, el litro cuesta 1,342 euros y baja de los 1,35 euros. Su precio actual es un 2,5% inferior al de la misma semana del año pasado y similar al registrado hace un mes.
En el escenario actual, llenar un vehículo de gasolina con un depósito medio de 55 litros de capacidad cuesta 76,7 euros, 60 céntimos menos que hace una semana, mientras que en el caso del gasóleo el precio se sitúa en 73,8 euros, también 60 menos.
La Comisión Europea informa de estos precios en un momento en el que la cotización del petróleo en los mercado internacionales se encuentra ligeramente a la baja. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se cambiaba en Londres por 106 dólares, un dólar menos, mientras que el Texas 'sweet light' ronda los 92 dólares en Nueva York, un dólar más.
PRECIOS EN LA UE.
Los carburantes siguen costando en España menos que en la media de la UE, donde el litro de gasolina asciende a 1,53 euros y a 1,557 euros en la zona euro. Por su parte, el precio del litro de gasóleo asciende a 1,423 euros de media en la UE de los 28, y a 1,405 euros en la zona euro.
El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos autonómicos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.