Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio español analiza la genómica de los tumores de mama metastásicos para poder mejorar su abordaje

Un estudio español pionero, realizado a partir del estudio ConvertHER y dos bases de datos adicionales independientes, ha analizado la evolución genómica de los tumores de mama metastásicos, lo que permite una mejor comprensión de los cambios biológicos que suceden en este proceso y que es clave para identificar nuevos biomarcadores, dianas y estrategias de tratamiento, según ha explicado la doctora del Hospital Clínico de Valencia, Ana Lluch.
Esta ha sido una de las investigaciones objeto de análisis en la Jornada de Conclusiones del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama sobre el 38 San Antonio Breast Cancer Simposio, coordinada por la doctor Lluch y el doctor del Hospital Gregorio Marañón y presidente de GEICAM, Miguel Martín. La presencia de receptores hormonales y la expresión de la proteína HER2 permiten identificar subgrupos de pacientes susceptibles de diferentes estrategias de tratamiento. Los avances en estos subgrupos y las últimas novedades en la oncología traslacional o en el manejo integral de la enfermedad han protagonizado el contenido científico de esta jornada.
"El estudio basado en ConvertHER ha consistido en analizar y comparar las alteraciones de los genes del tumor inicial con las alteraciones de los genes cuando vuelve a reaparecer, para ajustar el tratamiento que debe recibir la paciente, ya que si cambia el tumor inicial cuando reaparece, el tratamiento tambien puede cambiar", ha resumido la doctora Lluch. "Estos avances son pasos pequeños, pero cambian la práctica, y en cáncer de mama los pequeños pasos son pasos gigantes por el gran número de mujeres a las que afecta", ha añadido.
El estudio español ha comparado el subtipo intrínseco molecular y la expresión de un panel de genes en parejas de tejidos tumorales primarios y metastásicos obtenidas de tres amplias bases de datos independientes. "Por el estudio de inmunohistoquímica (receptor de estrógenos, progesterona, HER2) sabemos que es necesario volver a repetir el análisis de estos marcadores ya realizados en el tumor primario, ya que en un 20 por ciento de los casos hay un cambio a nivel de la inmunohistoquímica. El siguiente paso era preguntarnos qué sucede con la genómica del tumor metastásico. Esto es importante porque la genómica aporta una información que no captura la inmunohistoquímica", ha explicado el principal investigador y jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Aleix Prat.
"De forma global, observamos que el 62 por ciento de los casos de subtipo no cambia. Después nos focalizamos en cada uno de esos subtipos, y comprobamos que en general no hay cambios en la genómica del tumor primario a metastásico excepto en los luminales A, donde se advierte un cambio sustancial: cuando estos tumores reaparecen con metástasis más de la mitad dejan de ser luminal y pasan a ser luminal B o HER2-enriquecido", ha concretado el doctor Prat.
Además, el estudio también ha ayudado a aproximar cuánto tiempo tarda en reaparecer el cáncer según de qué subtipo sea el cáncer inicial. "El subtipo de cáncer de mama luminal recae a partir de los cinco años; el subtipo HER2 recae antes de los 5 años; y el subtipo triple negativo lo hace en menos de 2-3 años. Esto nos permite saber cada cuánto tiempo realizar el seguimiento del cáncer de mama según qué subtipo molecular sea, además de saber qué tratamientos emplear", ha explicado la doctora Lluch.
Otro estudio realizado en pacientes con cáncer de mama de subtipo luminal en fase avanzada tenía como objetivo comprobar si mejoran los resultados combinando la terapia antigiogénica con la terapia hormonal, frente a utilizar solo esta última. "Los datos no han sido tan positivos, pues el beneficio no ha sido estadíticamente significativo, pero pueden seguir aportando información valiosa a través de nuevas investigaciones", ha afirmado la doctora Lluch.
BIOPSIA LÍQUIDA
Una de las apuestas más relevantes en el estudio del cáncer de mama, y protagonista también de la Jornada, es la biopsia líquida. Esta permite realizar un análisis molecular durante el tratamiento a partir de una muestra de sangre. "Esto nos permite captar más focos del tumor y acceder a la información de las células tumorales de forma menos agresiva", ha explicado el coordinador del Comité Científico de GEICAM, Joan Albanell. "Actualmente no tiene aplicación rutinaria en cáncer de mama, aunque estamos trabajando en ello", ha explicado Albanell.
Albanell es el coordinador del Comité Científico creado por GEICAM para integrar nuevas disciplinas como la inmunoterapia, la secuenciación o la bioinformática. "Aparte de oncólogos y patólogos, el grupo necesita investigadores de referencia en todos esos campos. Así podemos sacar mejor partido a nuestro banco de muestras biológicas y a nuestras colaboraciones con centros internacionales", ha afirmado Albanell. Este Comité refuerza el carácter multidisciplinar de GEICAM para favorecer la medicina de precisión.
REAL DECRETO DE ENSAYOS CLÍNICOS
En la Jornada también se ha valorado el recién aprobado Real Decreto de Ensayos Clínicos (1090/2015, con fecha 4 de diciembre) por el que se regulan los ensayos clínicos con medicamentos y el Registro Español de Estudios Clínicos, ya que este permite a España adecuarse al reglamento europeo.
El presidente de GEICAM ha destacado que el Real Decreto supone un avance "porque reduce los tiempos, desde que se solicita la realización de un ensayo hasta que se comienza con el primer paciente. También es muy positivo que solo se establezca un único comité de tipo único que agilizará los trámites. Y además, ahora se permiten los ensayos académicos independientes, no guiados por la industria, por lo que se desarrollarán más estudios, aunque no tenga interés para las empresas pero sí para los pacientes".