Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gol en Australia se llama Kennedy

Australia lo fiará todo a los goles de Josh Kennedy. El seleccionador Pim Verbeek, amante del estilo británico, confía ciegamente en las características del delantero aussie. Habituado a jugar con un solo punta, sus 194 centímetros le convierten en el jugador referencia del combinado nacional.
Kennedy ya estuvo en el Mundial de Alemania, aunque no fue titular en ninguno de los partidos de su selección. Su participación como suplente fue decisiva para que el equipo, entonces de Guus Hiddink, alcanzase los octavos de final.
El artillero del Nagoya Grampus ha dado un paso al frente en su selección y ya no es el suplente de Mark Viduka. Cuatro años más tarde Kennedy está preparado para tomar el relevo del otrora jugador referencia. "Llevo mucho tiempo en el equipo, creo que haciéndolo muy bien siempre que he jugado, así que pienso que la transición para asumir esa función de punta ha sido bastante fácil", ha declarado.
La etapa de Kennedy en Alemania le ha servido para mejorar táctica y técnicamente. Wolfsburgo, Colonia y Núremberg le han curtido como futbolista hasta su pase a la modesta Liga nipona.
Para Kennedy es un desafío enfrentarse a la selección alemana. El ariete australiano está convencido de las posibilidades de su selección y no descarta repetir como mínimo los octavos de final del pasado Campeonato del Mundo.