Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La guerra entre los equipos y Ecclestone puede terminar en huelga

La guerra entre los equipos y Ecclestone puede terminar en huelga. En la imagen, el piloto finlandés Kimi Raikkonen, de Ferrari, en la segunda sesión de entrenamientos libres hoy en el circuito Albert Park de Melbourne. EFEtelecinco.es
La guerra que mantiene la Administración de la Fórmula Uno (FOA) y la Asociación de Equipos de Fórmula Uno (FOTA) puede terminar en huelga, aunque los constructores se muestran, de momento, reacios a realizarla.
A la nota de que FOA, Bernie Ecclestone, debía dinero a los equipos de los últimos años, este organismo ha replicado diciéndoles que no sólo les ha pagado todo, sino que incluso ha adelantado dinero a algunos que todavía no han firmado para competir este año, en espera de la firma de un nuevo Acuerdo de la Concordia.
Los enemigos irreconciliables Flavio Briatore (Renault) y Ron Dennis (McLaren) amenazaron con no embarcar sus coches para los Grandes Premios de Australia y Malasia, tras la reunión que mantuvieron en Londres hace diez días con Ecclestone, para reclamarle el dinero que según ellos les deben.
Esta tarde todos los responsables de los equipos han vuelto a reunirse para estudiar una vez mas la situación y tomar las medidas oportunas.
Como la tensión aumenta cada día, los equipos no han descartado medidas de fuerza para conseguir sus objetivos y, aunque no son partidarios de una huelga, que podría ir en contra de sus intereses por incumplimiento de contrato, lo que sí podrían hacer es retrasar la salida a pista en alguna sesión libre o retirarse todos después de la primera vuelta del Gran Premio como hicieron en Indianápolis en 2005.
El actual director de la escudería McLaren, Martin Whitmarsh, declaraba esta tarde que "hay un clima de tensión porque a muchos equipos se les debe mucho dinero" y añadía que "este negocio entre algunos equipos se tiene que resolver inmediatamente".
El director de BMW, Mario Theissen, ha manifestado sobre un posible boicot que no cree "que llegue a producirse" y ha añadido: "Estamos haciendo buenos progresos".
"Hemos tenido conversaciones muy buenas en el aspecto comercial en esta semana, así que creo que vamos por buen camino. Sólo falta finalizarlas", dijo.