Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se hace una fotografía diaria desde hace 12 años y este es el resultado

En 1988, Jonathan Keller compró una cámara digital bastante más cara de lo que se podía permitir. Su novia en aquel momento mostró su desacuerdo y le preguntó si la iba a utilizar todos los días. Esa frase le dio la idea de esta aventura que comenzó por casualidad y que recoge la foto diaria de este artista desde hace 12 años. El resultado es este documental del transcurrir del tiempo.
"Yo quería examinar los cambios en la visión sutil y no tan sutiles, que uno experimenta a diario", explica el artista, según publica el. Y aquí está: 'Daily Mail'
Las imágenes muestran la evolución de sus arrugas, sus granos, los cambios de peinados y de gafas, los pelos, las lentillas. Keller se puso en el centro de un proyecto que surgió, porqué no sabía qué fotografiar.
Sentado en una habitación de su casa se hizo una foto de su rostro. Al día siguiente, otra y así hasta pasarse los últimos doce años en este ejercicio que terminará con su muerte.
La evolución es evidente, desde aquel primer rostro, el del estudiante de cutis fresco hasta el hombre de bigotes de 34 años que mira a la cámara. A esas 3.931 imágenes, que el New Yorker ha incluido en su archivo fotográfico solo falta el testimonio de una semana que Keller viajó a la Antártida sin su cámara.
Keller, quien utiliza el nombre de JK Keller, como nombre artístico se ha dado cuenta de que su proyecto fotográfico ha adquirido una vida propia. Como un acto obsesivo compulsivo, que lo ha comprometido a hacerse fotos todos los días durante resto de su vida.
Cada grano, corte, barba y corte de pelo que ha tenido en los últimos 12 años han sido grabados para la posteridad en una obra que sólo estará completa cuando muera.
Keller trata se seguir una misma pauta, un fondo blanco, un primer plano y en lugar de trípode, sostener la cámara con mis brazos. Para hacerse una foto solo necesita cinco segundos, aunque a veces "he tenido que dejar un partido para llegar a casa temprano y poder hacerme la foto del día". 
El artista se muestra optimista sobre cómo lo tratará el tiempo. "Espero seguir el camino de George Clooney o Sean Connery que mejoran con la edad".