Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una herramienta evita densitometrías innecesarias en pacientes con riesgo de fractura ósea

Un estudio del Grupo de Investigación en Osteoporosis del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) Jordi Gol ha comprobado que una herramienta utilizada para prever el riesgo de fracturas óseas puede servir también para ahorrar costes ya que evita densitometrías innecesarias y ajusta los tratamientos a mujeres de edad avanzada.
Esta herramienta, conocida como 'Frax', se utiliza en seis Servicios de Atención Primaria (SAP) del área Metropolitana Norte de Barcelona, de los que tres la aplican en sus consultas.
Y según han visto, no sólo es efectiva para prever las fractura por osteoporosis en mujeres mayores de 40 años, sino también que hay diferentes niveles de riesgo. Así, cuando éste es bajo no hace falta pedir una densitometría a las mujeres y esto ha supuesto, en este estudio, una reducción de costes del 60 por ciento entre los centros que la han utilizado.
"Permite conocer el riesgo para fractura osteoporótica en mujeres de la población general y valorar el nivel de riesgo de modo que si el resultado del test es menor del 5 por ciento significa que el riesgo de fractura es bajo y que, por tanto, conviene mantener o mejorar los estilos de vida saludables y no hay que hacer una densitometría", ha explicado Rafael Azagra, investigador de este trabajo.
En cambio, si el riesgo es de 5 o superior es necesario ampliar el estudio con una densitometría ósea y, especialmente, si es de 7,5 por ciento o mayor, que es cuando hay que "analizar la conveniencia de un tratamiento farmacológico y un seguimiento médico".
"A partir de este test calibrado se pueden detectar, desde las consultas de atención primaria, las personas que presentan un riesgo alto o intermedio de fractura debido de la osteoporosis o de otras circunstancias, y son estas personas, mayoritariamente mujeres a partir de los 69 años con riesgo intermedio o alto, las que deberían hacerse una densitometría ósea para completar el estudio de la salud de sus huesos", ha explicado.