Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hijos de Jade no asistirán al funeral

Jade ha vendido la exclusiva de su muerte para dejar una buena herencia a sus hijos. Ellos ahora se encuentran desconsolados. Foto: The Suntelecinco.es
Los pequeños Bobby, de cinco años, y Freddie, de cuatro, no encuentran consuelo ante la pérdida de su madre, Jade Goody, y no estarán presentes en su último adiós televisado. Jade quería que ambos encabezarán el cortejo fúnebre con veintiún coches que saldrá de la casa familiar el sábado 4 de abril. Su padre, el presentador Jeff Brazier, y su abuela materna Jackiey Budden así lo han decidido por su corta edad y para protegerlos de más sufrimiento. Quien sí asistirá es Jack Tweed, marido de Goody, al que se le ha aplazado su sentencia de prisión.
La madre de Jade ha declarado que los "corazones rotos de Bobby y Freddie no podrán aguantar la angustia de presenciar el funeral", abierto a todo el que quiera asistir. Según los familiares de los niños, la ceremonia significaría para ellos una situación "demasiado dolorosa" y su prioridad es evitar que cuando crezcan recuerden a su madre asociándola con ese momento.
Jeff Brazier se ha mostrado "devastado" ante la situación que están viviendo estos días, pero "contento" por haber llevado a sus hijos a despedirse de Goody la jornada antes del Día de la Madre en Reino Unido. Es él quién se encargó de darles la mala noticia a los dos niños, que heredarán 4 millones de libras, y es también el responsable de sus cuidados en estos momentos.
 
Jack Tweed no será el gran ausente
El viudo de Jade Goody, que temía pasar el funeral de Jade en prisión, estará en libertad el próximo sábado para rendir tributo a su esposa, con quién se casó el mes pasado. Su sentencia se va a posponer hasta el 16 de abril, según publica News of the World. Hasta ahora había disfrutado de un arresto domiciliario para acompañar a su mujer en el desenlace de su enfermedad terminal.
 
Jack Tweed, acusado de atacar a un taxista bajo los efectos del alcohol y de agredir a un menor con un palo de golf, había estado conversando con sus abogados. Su objetivo era persuadir al juez de posponer su sentencia para estar presente en la ceremonia. Jade manifestó en sus últimas voluntades que Jack encabezase junto a sus hijos el cortejo fúnebre hasta la iglesia de San Juan Baptista en Buckhurst Hill.  
 
La familia, abrumada por las muestras de cariño
Más de 1000 ramos de flores son los que han depositado los admiradores de la estrella del Gran Hermano británico delante de su casa en Essex, detalla el rotativo inglés The Sun. Jackiey, madre de Jade, ha pedido que dejen de llevar flores y tributos a la residencia familiar. Ha agradecido todas las muestras de cariño y ha añadido que la familia desea que se lleven flores a la iglesia donde tendrá lugar el funeral.
 
Fuentes cercanas a la familia han adelantado que se publicará próximamente un libro ilustrado con centenares de fotografías escogidas por Jade antes de su muerte. Los beneficios irán destinados a la Marie Curie Cancer Care, una fundación del Reino Unido que vela por los enfermos de cáncer.