Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La historia de Sonia: sobrevive con 800 euros y cuatro personas a su cargo

Administrativa de día y camarera de noche.telecinco.es
Sonia tiene hasta tres empleos y busca otro más. A sus 30 años trabaja a media jornada de lunes a viernes en una gestoría como administrativa. Debido a la crisis la empresa ha reducido jornadas, puntualiza. Las noches del fin de semana pone copas en un bar. En el tiempo que le queda libre hace otros trabajos que le pagan en dinero negro. Con todo gana menos de 800 euros al mes; 500 los destina a pagar el alquiler. 
Esta madre no se queja demasiado. Sólo asegura que no hay trabajo y que los sueldos son muy bajos. Agradece que los servicios sociales alguna vez le hayan pagado la factura de la luz o el gas, pero critica que la burocracia hace más que complicado optar a ayudas sociales.
A pesar de todo asegura que a sus hijas, a las que alguna vez ha bañado calentando agua en la cocina, no les falta comida. "Tengo claro que si algún día no pudiera alimentarlas, muy a mi pesar, se irían con su padre que, aunque no me pasa nada de pensión, no tiene problemas económicos", afirma.
A su casa se acaba de mudar su madre que, con 48 años está en paro y se le ha terminado la prestación de desempleo, unos 600 euros que destinaba a pagar su hipoteca. Sonia nos explica que la respuesta después de hacer una entrevista de trabajo es la de siempre: ya le llamaremos. Su hermano, de 16 años, también vive con ellas. A finales de febrero se queda sin trabajo.
"Llevo trabajando desde los 16 años ¿esto es justo? ¿Es digno o moral que esté en esta situación?", reflexiona Sonia.