Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una historia de película lleva a un español a la final del 'OT' francés

Concursos del estilo de 'Operación Triunfo' arrasan en numerosos países y en ellos jóvenes promesas de la canción prueban suerte en el mundo de la música. Talento no les falta pero con lo que seguramente cuenten muy pocos de estos aspirantes a estrella es con una historia a sus espaldas tan apasionante como la de un joven catalán que, tras una serie de casualidades, llegó a concursar en el reallity musical 'Nouvelle Star', enamoró al público galo y se alzó con el tercer puesto del concurso.
Esta historia de película empieza a gestarse cuando Ramón Mirabet, un chico de 25 años natural de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), se desplazó para estudiar su último año de su carrera gracias a una beca Erasmus.
Allí, trata de ganar algo de dinero como cantante callejero, una experiencia que repite al regresar a España. Continúa cantando con su guitarra en las calles de Sitges sin ser consciente todavía de lo que el destino tenía preparado para él. Y es que una serie de casualidades llevó a Ramón de las calles de su pueblo al plató del concurso de más audiencia de Francia.
En Sitges conoce a dos chicas francesas que pasaban allí sus vacaciones y que quedaron prendadas del talento de Ramón. La amistad entre ellos fue tal, que el joven fue a visitarlas el pasado mes de octubre a París.
De nuevo en la capital francesa, las chicas le hablan del concurso 'Nouvelle Star' (el 'OT' francés), "un programa que desconocía por completo", según afirmó Ramón más tarde. Le insisten para que se presente el 'casting' y Ramón les promete que lo hará sólo si las pruebas para el concurso pasan por París durante los días que él permanecería allí. Y así fue.
Sin poder imaginar cual sería su futuro, el joven se dirigió a los castings de la octava edición del concurso, a las que acudieron 30.000 candidatos. De primeras, su acento español no gustó al jurado, pero en cuanto mostró sus dotes de cantante las fases fueron pasando rodadas una tras otra.
Ramón se encontró de repente en las rondas finales del programa, emitidas ya a nivel nacional. Ahí, empezó a calar en el público galo, hasta el punto de que, a las pocas semanas de aparecer en televisión, ya contaba con club de fans, grupos de apoyo en Facebook y varios videos suyos de su etapa como cantante callejero rondaban por Internet.
El único extranjero en un concurso de jóvenes promesas francesas al que llegó por casualidad, frente a las miles de personas que sueñan con participar en él, podrían ser motivos suficiente para que su sueño musical francés fuera pasajero. Pero su voz rota, su personal estilo e incluso su atractivo físico encandilaron al país vecino hasta llevarle a la recta final del concurso, donde coronó el tercer puesto. Ramón se quedó justo a las puertas de la final, disputada entre dos concursantes.
A pesar de su éxito actual, el futuro de Ramón como cantante está todavía por escribir. No sabemos si seguirá los pasos de otros artistas surgidos de este tipo de programas como Susan Boyle, David Bisbal o Leona Lewis. Él, por su parte, asegura que piensa seguir con su música como lo hacía antes, "en los bares, en la calle".
Katy Perry, su última conquista
La intérprete de 'California Gurls' coincidió hace unos días con Ramón en un programa de la televisión francesa y quedó prendada desde el primer momento por los encantos musicales de español. La cara de Perry fue un poema cuando Ramón entró en el plató. "Yo no te hubiera eliminado", afirmaba.
Ramón, consciente de ello, bromeó con Perry diciéndole "No voy a cantarte una canción de amor porque estás comprometida", a lo que Perry contestó "No estoy casada todavía". Después, el cantante español le dedicó a Perry una versión de su éxito 'I Kissed a Girl'. Ella le acompañó.