Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre más sexy de América se convierte en el mayor obstáculo para Obama

Todos tenemos un pasado. Scott Brown, el hombre que el pasado martes arrebató el feudo histórico de los demócratas en Massachusetts, también lo tiene y es bastante calentito. El sustituto del mítico Ted Kennedy en el senado se exhibió en pelotas en las páginas centrales de la revista Cosmopolitan cuando era un estudiante de Derecho de 22 años. Ahora todas las publicaciones desentierran la historia de este modelo buenorro convertido en político.
Brown, que fue considerado el 'Hombre más sexy de América' en 1982, será 27 años después uno de las piedras más pesadas en el camino de los demócratas hacia la aprobación de la Reforma sanitaria.

El ya senador no trató de ocultar su antiguo desnudo, sino que como otros tantos políticos que han llegado desde la frivolidad al Gobierno aprovechó su celebridad. Durante su campaña electoral, efectiva para derrotar a la demócrata Martha Coakley, utilizó y con muy buenos resultados un eslogan que rezaba "Vote por Brown. Él sí que tiene un 'paquete' de estimulo".
"Aquí en Cosmo hemos tenido solteros que luego son actores, modelos y estrellas de reality show, así que estamos encantados de que uno haya triunfado en política", presume Kate White, editora jefe de la publicación.
Después de 60 años de dominio demócrata y con una fuerte influencia del clan Kennedy, los electores de Massachusets han preferido el 'paquete' de Brown.
Ahora los editores de la revista Cosmopolitan especulan sobre la posibilidad de que el recién estrenado senador acepte una sesión igual de calentita y acepte un nuevo posado.
En el discurso que precedió a la victoria Scott Brown aseguró a sus votantes que trataría de ser "un digno sucesor de Ted Kennedy", aunque al "viejo león" muerto el pasado agosto, no le precede un pasado de marcar paquete.