Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre más gordo del mundo se casa y la boda se convierte en espectáculo mediático

El mexicano Manuel Uribe, considerado el hombre más gordo del mundo, según el libro Guiness de 2007 se ha casado en Monterrey. La boda ha sido todo un hecho mediático por la cantidad de medios de comunicación que la cubrieron y por lo aparatoso del traslado del novio. Uribe, de 43 años y con un peso de más de 330 kilos fue sacado de su domicilio por cuatro hombres que arrastraron su cama para subirla a una grúa especial.
 Uribe afirmó que Dios le había dicho en una ocasión que viajaría por muchos países pero confiesa que nunca pensó "que iba ser de esta manera", comentó, en alusión a las decenas de medios de comunicación de varios países que cubrieron su enlace nupcial.
Este domingo el hombre, que llegó a pesar más de 560 kilos y que actualmente supera los 330 kilogramos, se casó con Claudia Solís en una ceremonia tras la que más de trescientos invitados festejaron con un banquete y abundante champán, whisky y pasteles de vainilla y chocolate el matrimonio.
Desde hace casi cinco años Manuel Uribe está postrado a su cama ya que no puede caminar por la obesidad mórbida que padece. La dificultad es tal, que para llegar a su boda, celebrada en la zona de Monterrey, fue sacado de su domicilio por cuatro hombres que arrastraron su cama para subirla a una grúa especial para trasladar vehículos.
Periodistas de Japón, Alemania, Estados Unidos, Inglaterra, España, Francia y, por supuesto, México, así como decenas de vecinos y que no perdieron detalle de la compleja maniobra para subir la cama de Manuel Uribe al camión y poder llevarlo a la ceremonia.
La cama donde estaba el novio fue arreglada con flores y cubierta con tela blanca. Durante el traslado los vehículos y peatones que veían el cortejo pasar felicitaban al novio haciendo sonar el claxón de sus vehículos.
Manuel Uribe llegó antes que su prometida, como dicta la costumbre, al Casino de los Leones, un centro social ubicado sobre la Avenida Gonzalitos y Paseo de los Leones en el nordeste de Monterrey.
Minutos después llegó Claudia Solís acompañada de su hijo, fruto de su primer matrimonio del cual quedó viuda. La mujer aseguró que se sentía muy contenta por su boda y que se casaba por el "gran amor" que siente por Manuel.
Por hablar, habló también Barry Sears, el médico de cabecera de Uribe, quien aseguró que su paciente seguía bajando de peso y que en unos años quizás podría empezar a caminar.ZA