Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El incremento de un 10% de pago electrónico permitiría una reducción de la economía sumergida del 5%

El incremento de un 10% del uso de medios de pago electrónicos permitiría una reducción de la economía sumergida del 5%, gracias al aumento de la transparencia y la trazabilidad, según desvela el estudio realizado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) sobre los 'Pagos electrónicos'.
El trabajo ha sido presentado este viernes por el director general del IEE, Joaquín Trigo; la directora general adjunta de ServiRed, Carmen Carnero y el director del Centro de Estudios de Economía de Madrid, Pascual Fernández, que han destacado los beneficios de los medios de pago electrónicos y han apostado por el aumento del uso de esta forma de pago en España.
El estudio subraya cómo un uso más intensivo de este sistema de pago electrónico y digital puede llevar asociado una reducción de los costes de transacción y de tiempo, además de garantizar una "mayor eficacia, eficiencia y transparencia del sistema".
De esta forma, Joaquín Trigo ha indicado los avances respecto a la facilidad de uso, coste y seguridad en las transacciones que se realizan, junto con las mejoras en los marcos regulatorios de los países, "perfeccionarán el grado de aceptación de cualquier nuevo medio de pago o dinero electrónico".
Por su parte, Carmen Carnero ha destacado que el "nivel de uso de las tarjetas bancarias en Europa varía mucho entre los distintos países". "Hay gran diversidad y diferencias de todo tipo en los países de la Unión Europea", ha asegurado.
"El nivel de uso de tarjetas no depende del número de terminales. España tiene una mayor terminalización que muchos países, pero registra uno de los niveles de uso de tarjetas más bajo de Europa", ha explicado, ya que en España todavía hay una menor utilización de las tarjetas que en los países de la UE-27, que cubren un 27,58% del consumo privado, mientras que en España es sólo del 17,1%.
Además, la directora general adjunta de ServiRed ha comparado la situación de España con Francia, que tiene el mismo número de tarjetas que España, pero su volumen de ventas es cuatro veces superior al del territorio nacional.
VÍA PARA FACILITAR EL CRECIMIENTO ECONÓMICO
Por su parte, el director del Centro de Estudios de Economía de Madrid, Pascual Fernández, ha destacado durante la presentación del estudio que la "innovación en los medios de pago puede ser una vía para facilitar el crecimiento económico".
Además, ha explicado algunas de las razones que sitúan a España en el furgón de cola de Europa en el uso de los pagos electrónicos, ya que considera que se debe a que "el consumidor español no conoce las ventajas de su uso y no hay incentivos suficientes" para su empleo. Fernández ha subrayado que "el efectivo es el medio de pago más caro".
De esta forma, el IEE apuesta por favorecer en España el uso de medios de pago electrónicos para mejorar la eficiencia económica, financiera y tecnológica. Defiende que la ampliación del número de terminales en los puntos de venta por medio de la introducción de incentivos a comerciantes, o las campañas informativas o comerciales, permitirían conocer a los usuarios los costes y los beneficios asociados a cada medio de pago, además del grado de penetración de las tarjetas, tanto de débido como de crédito.
El estudio refleja que para mejorar la transparencia y efectividad de la contabilidad pública y propugna por introducir más medios de pago electrónicos en el ámbito de las Administraciones Públicas, extender los descuentos en tributos o multas y sanciones a los pagos con tarjetas, incorporar datófonos para satisfacer transacciones de bajo valor en determinados espacios a los pagos con tarjetas o utilizar las tarjetas prepago para materializar determinadas prestaciones.
Respecto a las nuevas tecnologías y al comercio electrónico, Carmen Carnero ha señalado que a nivel mundial, tan sólo el 5% de los pagos se hacen de forma virtual y el 95% se realiza por el modo presencial. "Las nuevas tecnologías contribuirán al desarrollo de la economía de muchos países", ha explicado.