Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una indigente japonesa vive un año en un armario sin ser detectada

Una indigente entró en casa de un hombre japonés y se quedó un año. Eso sí, a escondidas en su armario. El propietario de la vivienda comenzó a sospechar que algo raro pasaba al notar la falta de comida de la cocina. La Polícia la detuvo al confundirla con un ladrón.
Hace un año un hombre japonés tuvo un descuido y dejo mal cerrada la puerta de su casa. Una indigente aprovechó esta oportunidad para colarse en su casa.
 Allí permaneció a lo largo de un año. Dormía escondida en el armario de la habitación del propietario de la casa. El japonés sospechó que algo raro estaba sucediendo al notar la falta de alimentos de la cocina. Instaló una compleja red de cámaras de seguridad vía teléfono móvil.
Una de estas cámaras captó a la mujer. La Polícia acudió a la vivienda creyendo que se trataba de un ladrón. "Registramos la vivienda, todos los rincones en los que pudiera haberse escondido alguien. Cuando abrimos el armaron, la encontramos, acurrucada nerviosamente en un costado", asegura Hiroki Itakura, portavoz de la Polícia.
La mujer dijo a la policía que no tenía un lugar en que vivir y que entró por primera vez en la casa hace un año. Había metido un colchón en el armario y al parecer utilizó incluso la ducha, dijo Itakura, que describió a la detenida como una persona "limpia y atildada".