Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 95% de los infectados por gripe A sufrirá un proceso leve

"La cuestión es evitar que los casos se concentren en un espacio de tiempo, un par de semanas, por razones asistenciales", añade el experto.
La nueva gripe pandémica había afectado a más de 15.000 personas en la tercera semana de agosto, una tasa de 41,17 casos por 100.000 habitantes, y causado más de veinte muertos en España. Los expertos insisten en que la tasa de mortalidad es mucho menor que en la gripe estacional.
"La población debe vivir esto con la tranquilidad que viven otros años la gripe estacional. Esta es más contagiosa, pero mucho más leve, menos agresiva, que la que estamos acostumbrados a tratar cada año", indica Rodríguez Sendín.
La diferencia, a su juicio, es la atención informativa. "Entre las víctimas de accidentes de tráfico, cada fin de semana, hay también embarazadas y niños. Buena parte de ellas evitables y buena parte asociadas al consumo de alcohol. Si esas muertes se retransmitieran, una por una, y con pelos y señales, lo mismo se consiguen resultados", sugiere.
Factores que aumentan el contagio
Casi todos, al estornudar, si no tenemos pañuelo nos llevamos la manos, que quedan contaminadas. Sería un error pensar que, al saludarse, el virus se transmite por la piel, explica Raúl Ortiz de Lejarazu, director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, centro de referencia junto con los de Majadahonda (Madrid) y Barcelona.
Hay multitud de gestos, "llevarse los dedos a los labios, tocarse los ojos o la nariz, que ponen los virus en su sitio".
Además, la climatología, la humedad, una menor radiación ultravioleta, el frío, que lleva a reunirse en lugares cerrados, constituyen un "cóctel" para la difusión del virus, fundamentalmente por vía aérea, indica este experto.
Son "factores de agregación", precisa. La eficacia de transmisión del virus, al toser, al estornudar o al hablar, alcanza importantes proporciones cuando hay una concentración de personas en poco espacio: cines, conciertos, el metro o el autobús, estadios de fútbol, discotecas, incluso el "botellón", cuando se comparten vasos o botellas, aunque sea en espacios abiertos.
"En el caso del virus H5N1 (Gripe Aviar) se recomendaba no estar a menos de un metro o metro y medio del enfermo para evitar contagios. Esa podría ser una distancia a tener en cuenta", apunta el director del Centro Nacional de Gripe.