Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR pide "solidaridad" con los refugiados a Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha pedido a los gobiernos del grupo de Visegrado --República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia-- que respondan con "solidaridad" a la llegada de los "refugiados desesperados" que huyen de la guerra.
Los líderes de los cuatro países, que han abogado por mayores controles para limitar el flujo migratorio en Europa, se reunirán el 15 de febrero. Bulgaria y Macedonia también han sido invitados a participar en este encuentro, en el que los refugiados ocuparán un papel destacado
La responsable de ACNUR para el centro de Europa, Montserrat Feixas Vihé, ha pedido a los gobiernos del grupo de Visegrado que demuestren su "compromiso" para "ayudar a familias que huyen de guerras y las violaciones de los Derechos Humanos", al margen de su religión o nacionalidad.
"No pueden ser ajenos a esta situación humanitaria sin precedentes. El mundo espera de ellos que contribuyan a salvar vidas y a recuperar la esperanza para aquellos que lo han perdido todo", ha subrayado Feixas Vihé en un comunicado.
La responsable de ACNUR ha instado a dar una "oportunidad" al programa de reasentamiento al que los cuatro países se han opuesto --y hasta impugnado judicialmente en algunos casos--. No en vano, ha añadido, "estas herramientas de solidaridad crean una alternativa a las mafias" y podrían contribuir a reducir los "peligrosos" viajes.
Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia recibieron en 2015 un total de 25.000 refugiados, una cifra que, según ACNUR, representa el 0,125 por ciento de los casi 20 millones que existen en el mundo. En el caso de Hungría, recibió 177.000 solicitudes de asilo pero la "amplia mayoría" corresponden a inmigrantes que abandonaron el país en "unos pocos días".
"Varias veces a lo largo de su historia, estos mismos países han demostrado ser un refugio seguro para cientos de miles de refugiados y podrían serlo de nuevo", ha reclamado Feixas Vihé.