Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR pide 72 millones de euros para ayudar a los desplazados en República Centroafricana y Sudán del Sur

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados ha instado a los donantes internacionales a entregar 99 millones de dólares (algo más de 72 millones de euros) para ayudar a las cientos de miles de personas que han tenido que abandonar sus hogares por los combates en Sudán del Sur y República Centroafricana.
La situación de Sudán del Sur requiere de 59 millones de dólares, según ACNUR, que ha pedido 40,2 millones de dólares para el caso de República Centroafricana. El portavoz de la agencia, Adrian Edwards, ha explicado que este llamamiento "refleja el empeoramiento de la situación" en ambos países, donde además el reparto de ayuda se ha complicado --y encarecido-- por la inseguridad.
La petición de ACNUR se suma a la de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que el 31 de diciembre solicitó 209 y 152,2 millones de dólares para Sudán del Sur y República Centroafricana, respectivamente.
En Sudán del Sur, la espiral de violencia comenzó a mediados de noviembre tras la desarticulación de un golpe de Estado supuestamente orquestado por el exvicepresidente Riek Machar. Desde entonces, unas 43.000 personas han huido a los países vecinos, más de 32.000 de ellas a Uganda, mientras que se han producido ya 232.000 desplazados internos.
Las previsiones que baraja ACNUR, con entre 4.000 y 5.000 sursudaneses cruzando cada día la frontera hacia Uganda, hacen temer el aumento hasta 125.000 del número de refugiados. Además, "el número de desplazados internos podría alcanzar los 400.000", según Edwards, informa la agencia de la ONU en un comunicado.
Por otra parte, ACNUR tiene previsto asistir a un millón de personas con el dinero solicitado para aliviar la crisis en República Centroafricana, escenario de intensos combates entre antiguos rebeldes musulmanes y milicias cristianas. Entre las poblaciones que se beneficiarían de esta asistencia figuran los más de 86.000 refugiados que viven actualmente en Camerún, Chad, República Democrática del Congo y República del Congo, así como 958.000 desplazados internos.