Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR pide a los países de la UE "poner orden" en el "caos" de medidas unilaterales para frenar a los refugiados

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, ha expresado este jueves su desacuerdo con las medidas unilaterales con las que varios países de la UE han reforzado sus fronteras contra el paso incontrolado de refugiados, al tiempo que les ha emplazado a "poner orden" en una estrategia migratoria "caótica".
Así lo ha expresado a su salida de la reunión de ministros de Interior de la Unión Europea celebrada en Bruselas, para tratar de superar las lagunas de la respuesta europea a la presión migratoria y acelerar las medidas para contener la entrada de refugiados a territorio europeo.
"Se debe poner orden", ha expresado a la prensa, en referencia a una gestión de la crisis que ha considerado "caótica".
"Estoy en desacuerdo con medidas unilaterales y hoy he escuchado a muchos otros países mostrar también su desacuerdo hacia ese planteamiento desordenador", ha manifestado, al ser preguntado por su opinión sobre la decisión de Austria de limitar la entrada diaria de demandantes de asilo a su territorio.
Grandi ha advertido de que se trata de un enfoque que "crea caos" y que no permite afrontar las "necesidades reales de protección" de las miles de personas que llegan a la Unión Europea en busca de refugio.
En opinión del alto comisionado, la respuesta debe dirigirse a distintos niveles, desde el papel de la comunidad internacional para asegurar el alto en fuego en Siria, hasta ofrecer mayores recursos a los países de tránsito que acogen a los refugiados.
Pero otra de las claves, ha añadido, es "promover" la idea de que se deben ofrecer vías legales de entrada a los inmigrantes, para asegurar que los refugiados tienen alternativas a las rutas clandestinas que controlan las mafias.