Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR y UNICEF llaman la atención sobre las consecuencias de la creciente violencia en RCA

La intensificación de la violencia registrada en República Centroafricana (RCA) en los últimos meses ha provocado un aumento de los actos violentos contra los niños, al tiempo que ha empujado a unos 60.000 ciudadanos a buscar refugio en la vecina República Democrática del Congo (RDC), según han alertado este martes el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
Según UNICEF, desde mayo han aumentado los asesinatos, secuestros, violaciones y reclutamiento en grupos armados de menores en RCA, si bien la cifra real sería mucho mayor a la oficial, puesto que en algunas zonas del país el acceso humanitario es limitado por la inseguridad.
"Los niños en República Centroafricana (RCA) han sufrido desproporcionadamente las oleadas de violencia que arrasan el país desde hace tres años", ha subrayado la representante de UNICEF en le país, Christine Muhigana.
La agencia de la ONU ha indicado que los grupos armados tienen frecuentemente como objetivo a los niños durante sus ataques a pueblos y ciudades. "Los grupos armados y las partes del conflicto deben cesar estas flagrantes violaciones de los derechos de los niños y hacer todo lo posible por mantenerlos seguros", ha añadido.
Según ha denunciado UNICEF, miembros de grupos armados violaron a 14 niñas de entre 9 y 16 años en varios incidentes en Bria, en el este del país, en mayo y junio, cuando las menores abandonaron los asentamientos de desplazados internos para volver a sus casas a recoger sus pertenencias.
En Bangassou, en el sureste, cinco niños de entre 2 y 16 años fueron brutalmente asesinados en mayo cuando intentaban cruzar el río en busca de refugio en RDC, mientras que ese mismo mes en un pueblo cerca de Berberati, ocho niños de 13 a 17 años fueron secuestrados. Los secuestradores han asesinado a uno de ellos y piden un rescate para liberar a los otros, ha precisado la agencia de la ONU.
Por otra parte, UNICEF ha denunciado que la intensificación del violento conflicto y de las operaciones de los grupos armados ha causado que a miles de niños se les estén negando sus derechos básicos a educación y salud. Así, se estima que 94.000 niños en edad de educación primaria no han podido hacer sus exámenes por el cierre de escuelas debido a la inseguridad.
Además, los saqueos por parte de los grupos armados han obligado a muchos centros de salud a cerrar, lo que ha interrumpido la atención básica y las vacunaciones habituales.
REFUGIADOS EN RDC
Por su parte, ACNUR ha indicado que desde que la violencia se recrudeció en mayo unos 60.000 centroafricanos se han refugiado en el norte de RDC, lo que está planteando una enorme presión en las comunidades locales próximas a la frontera en zonas de difícil acceso.
Quienes llegan a RDC, según ha explicado el portavoz de ACNUR William Spindler, proceden principalmente de Bangassou, Bema y Mobaye, ciudades todas ellas a cientos de kilómetros al este de Bangui.
Hasta finales de junio, ACNUR tenía contabilizados en RDC a 102.802 refugiados centroafricanos y está tratando ahora de verificar las cifras de 60.000 llegadas desde mayo a Ubangui Norte y Bajo Uélé que han ofrecido las autoridades locales.
Según los equipos de ACNUR que han visitado recientemente Ndu, uno de los puntos de llegada de quienes huyen de Bangassou, la situación allí es caótica y su proximidad a la frontera la hace peligrosa ante la presencia de grupos y bandas armadas.
"Los refugiados se instalan por donde pueden, en iglesias, edificios utilizados como colegios, en el único centro de salud que hay, o duermen a la intemperie. La gente necesita desesperadamente más atención sanitaria, comida y cobijo", ha advertido Spindler.
ACNUR está tratando de organizar desde Kampala (Uganda) el envío de ayuda humanitaria para 20.000 personas en Ndu y otras áreas de acogida de refugiados, pero la movilización de la ayuda es complicada puesto que las carreteras están embarradas, por lo que hacen falta tractores y otros vehículos especializados para el transporte, ha explicado el portavoz. De los 55,3 millones de dólares que se necesitan para la operación en RCA-RDC este año, se han recibido solamente 2,8 millones.