Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR denuncia que decenas de miles de personas han huido de sus casas en RDC y llama a reducir la violencia

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ACNUR, ha pedido a las autoridades que afronten cuanto antes la creciente violencia que se está desarrollando en el este de la República Democrática del Congo (RDC), un conflicto que ha obligado a decenas de miles de personas a huir de sus hogares.
Además, ha instado a reforzar la ayuda a los nuevos desplazados, lo que supone "garantizar que puedan acceder a la seguridad tanto en los campamentos designados como entre la población local".
Desde el mes de noviembre de 2015, al menos 15.000 personas se han refugiado en campamentos para desplazados que están gestionados por ACNUR o la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Las oleadas de violencia por parte de las milicias Mai Mai y otros grupos rebeldes también han obligado a un gran número de personas a huir de la zona.
"Se calcula que decenas de miles de personas viven con familias locales, mientras otras han regresado a sus hogares". Frente a esta situación, la agencia de Naciones Unidas también ha pedido a las autoridades que garanticen la seguridad en las zonas de retorno y que faciliten el acceso humanitario a la zona, ya que unos 7,5 millones de personas en RDC "necesitan comida y otro tipo de ayuda humanitaria tras décadas de crisis".
Esta zona sigue siendo extremadamente inestable y la tensión que se vive en el país ha provocado que decenas de miles de personas hayan huido de sus casas, después de que hace más de tres años las fuerzas de la ONU y el Gobierno de la provincia de Kivu Norte frenaran la mayor ofensiva rebelde del país.