Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR pide más de 421 millones para apoyar alternativas a la peligrosa travesía en el Mediterráneo

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha solicitado este martes 421,2 millones de dólares para ayudar a ofrecer alternativas a los refugiados e inmigrantes que realizan la peligrosa travesía en el Mediterráneo con el fin de llegar a Europa.
"El movimiento de refugiados y migrantes a través del Sáhara y el Mediterráneo se está cobrando un balance devastador sobre la vida humana", ha subrayado el enviado especial de ACNUR para la situación en el Mediterráneo central, Vincent Cochetel.
"Tenemos que ofrecer alternativas significativas y viables a estos movimientos o las muertes y el sufrimiento seguirán aumentando", ha subrayado. Según ACNUR, al menos 2.171 personas han muerto en la travesía en el Mediterráneo central en lo que va de año, mientras que muchas más lo hacen durante su paso por Libia y al cruzar el Sáhara.
Según ha explicado Cochetel en un comunicado, ACNUR quiere "aumentar las actividades existentes o llevar a cabo otras nuevas para ofrecer vías efectivas y medios de proteger a los refugiados y solicitantes de asilo a lo largo de las varias rutas que llevan a Libia y apoyar la implicación de todos los actores en estos esfuerzos".
En este sentido, la agencia de la ONU propone una estrategia integral con intervenciones en los países de origen y tránsito en el África Subsahariana, el norte de África y los países de destino en Europa.
En el caso de los primeros países, ACNUR busca asegurar el acceso al asilo, ofrecer servicios de recepción adecuados, fortalecer el espacio de protección y ofrecer servicios de protección efectivos y soluciones para los necesitados de protección internacional. Entre otras cosas, esto incluirá trabajar para concienciar de los riesgos del viaje así como ayudar a las fuerzas de seguridad en sus mecanismos contra el tráfico de personas.
En el caso del norte de África, ACNUR trabajará para mejorar el acceso al asilo, aumentar la concienciación sobre los peligros de la inmigración irregular y para reforzar el espacio de protección, incluidas alternativas a la detención de refugiados y solicitantes de asilo.
En este sentido, la agencia de la ONU ofrecerá apoyo de formación a los guardacostas, garantizará el trato humano y la provisión de asistencia humanitaria a los rescatados o interceptados en el mar, además de facilitar la identificación temprana de los necesitados de protección con el fin de que se les den los servicios y soluciones necesarios.
Por último, en los países de destino en Europa, ACNUR seguirá apoyando, complementando y construyendo las actuales capacidades de los gobiernos con el fin de garantizar un acceso efectivo y seguro al asilo, los servicios de protección y soluciones para las personas más vulnerales.
El llamamiento de fondos engloba otros anteriores, como el formulado en lo relativo a Libia el pasado mes de mayo por 62,4 millones, y añade una petición adicional de 22,6 millones para los países de África Occidental y Marruecos, ha precisado ACNUR.