Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR alerta de que las probabilidades de morir cruzando el Mediterráneo ilegalmente se han duplicado

Unas 165.000 personas han hecho la travesía en lo que va de año, frente a las 60.000 de todo 2013
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha alertado este jueves de que las posibilidades de que los inmigrantes que cruzan ilegalmente el mar Mediterráneo pierdan la vida en la travesía se han duplicado en el tercer trimestre de 2014.
En un comunicado, la agencia de Naciones Unidas ha subrayado que se ha registrado un claro incremento en el número de inmigrantes que intentan cruzar el Mediterráneo y el número de ellos que pierden la vida en el intento. Frente a las 75.000 personas y 800 fallecimientos del periodo que va del 1 de enero al 30 de junio, en el tercer trimestre del año (de julio a septiembre) han cruzado este mar 90.000 personas y 2.200 no han sobrevivido a la travesía.
En otras palabras, una persona que hace el viaje en la primera mitad del año afronta un 1,06 por ciento de posibilidades de perder su vida, mientras que las probabilidades de morir en la travesía en el tercer trimestre del año suben hasta el 2,4 por ciento, según la agencia de la ONU.
En cifras totales, 165.000 personas han cruzado ilegalmente el Mediterráneo en lo que va de 2014, frente a las 60.000 que lo hicieron en todo 2013, lo que hace que este año represente un récord "reflejando el nivel de desesperación de muchos".
"A la luz de estos peligros", ACNUR ha reiterado su llamamiento a Europa para que "dedique más recursos a las tareas de rescate en el mar Mediterráneo y aumente los esfuerzos para dar "alternativas legales a estos peligrosos viajes".
En opinión de la agencia de Naciones Unidas, "la respuesta colectiva al flujo irregular de inmigración" debe pasar por "mantener una fuerte capacidad para rescatar a personas en el mar y reforzar las vías seguras para que los refugiados encuentren seguridad en Europa". "Si Europa falla en estos esfuerzos, continuarán perdiéndose muchas más vidas e incidentes como el desastre de Lampedusa hace un año se volverán más habituales", ha dicho.
"Estamos fallando a la hora de aprender las lecciones de los terribles hechos del pasado mes de octubre y cada vez más refugiados se están ahogando intentado alcanzar la seguridad. Los países europeos deben trabajar unidos para reforzar y continuar con la tarea vital de rescatar personas en el mar, que ha sido casi mayoritariamente llevada a cabo por la operación italiana Mare Nostrum pero también por buques comerciales", ha afirmado el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres.
EL IMPACTO DE LA CRISIS DE LIBIA
ACNUR ha explicado que el aumento del flujo de inmigrantes por el Mediterráneo se debe en parte a la situación de inseguridad en Libia, que ha afectado especialmente a los inmigrantes y solicitantes de asilo de África Subsahariana y Oriente Próximo.
Además, ha señalado que el incremento del número de muertos en la travesía por el mar viene derivado de que, a menudo, las embarcaciones están sobresaturadas, "con casos de personas muriendo por asfixia o viajando sin chalecos salvavidas". "La tragedia de Malta el pasado mes, en la que murieron unas 500 personas cuando su barco fue hundido por traficantes, dejó sólo once supervivientes. Los que sobrevivieron pasaron días en el agua mirando con impotencia como sus amigos y familiares perecían", ha indicado.
La agencia de Naciones Unidas ha advertido de que, aunque no todos los inmigrantes que cruzan el Mediterrándo buscan asilo, los datos del tercer trimestre de 2014 muestran que "la proporción de los que huyen de la guerra o la persecución en su países está creciendo". En concreto, los solicitantes de asilo de Siria y Eritrea supone casi la mitad de los inmigrantes que han cruzado el Mediterráneo desde el 1 de julio.
"Muchos de los que hacen el trayecto no tiene un modo legal o seguro de llegar a Europa. Deben encontrarse alternativas para protegerles de los riesgos de viajar contra redes de tráfico de personas", ha reclamado ACNUR. Esto incluye aumentar las cuotas de reasentamiento y el acceso a los visados humanitarios para personas que huyen de la guerra y la persecución, así como políticas de gestión conjunta de fronteras en la UE y los países de norte de África que no sólo se centren en la seguridad sino que tengan también un claro componente centrado en Derechos Humanos y refugiados.
Por último, ACNUR ha pedido a los gobiernos europeos que hagan más esfuerzos por facilitar el derecho a la reunificación familiar. "Tenemos que encontrar mejores vías para permitir que estas personas desesperadas encuentren un lugar seguro. Han pasado peligros y experiencias horribles que muchos de nosotros sólo podemos imaginar", ha subrayado Guterres.