Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR reclama una acción regional ante la crisis de refugiados en Centroamérica

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha reclamado este jueves una acción regional coordinada ante la crisis de refugiados en Centroamérica, después de que Estados Unidos haya anunciado un nuevo Programa de Reasentamiento para personas que huyen de la violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras.
Brian Hansford, portavoz de la Oficina de ACNUR en la capital estadounidense, ha destacado que el nuevo programa es "un paso en la dirección correcta", ya que ofrece "una alternativa segura y legal" para el ingreso al país de esas personas procedentes de Centroamérica.
"Hay una crisis de protección en la región. Muchas personas hacen frente a niveles alarmantes de violencia y tienen la tasa más alta de asesinatos de mujeres del mundo. Hay desapariciones, asaltos, violaciones y ante esta situación la gente está huyendo. Los gobiernos regionales deben responder a las necesidades desesperadas de seguridad y protección de estas personas", ha apostillado.
El Departamento de Estado ha detallado que será ACNUR quien determine qué personas cumplen los requisitos entrar como refugiados a Estados Unidos, aunque el Gobierno estadounidense tendrá la última palabra sobre la aceptación de esa persona.
Respecto al rechazo en la frontera estadounidense y a la deportación de centroamericanos a sus países de origen, el portavoz de ACNUR en Washington ha insistido en que cualquier acción de este tipo debe realizarse de manera "segura y respetuosa".
"Aunque los Estados tienen la prerrogativa de administrar la seguridad de sus fronteras, el retorno de personas que se consideran no son aptas para protección internacional sólo debe realizarse después que sus solicitudes hayan sido consideradas a la luz del debido proceso", ha concluido Hansford.
Según el Gobierno estadounidense, sólo en los últimos dos años unas 65.000 personas de El Salvador, Guatemala y Honduras han solicitado asilo en Estados Unidos.