Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR denuncia las restricciones impuestas a los refugiados y pide una respuesta coordinada

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha censurado este martes las "medidas restrictivas" impuestas por algunos países del este de Europa, como Austria, Eslovenia y Macedonia, contra los refugiados y ha instado a la Unión Europea a adoptar una respuesta coordinada para hacer frente a la crisis.
"Cada semana que pasa, parece que algunos países europeos están más centrados en mantener a los refugiados e inmigrantes fuera de sus fronteras, que en gestionar de manera responsable el flujo y en trabajar en la búsqueda de soluciones comunes", ha recogido ACNUR en un comunicado.
La semana pasada, Austria limitó la entrada diaria de inmigrantes en su territorio en 3.200 personas, aceptando tan solo 80 solicitudes de asilo al día. Eslovenia imitó su jugada y anunció un tope similar para restringir los movimientos a través de sus fronteras.
El jueves pasado, ambos países, junto con Croacia, Serbia y Macedonia, publicaron una declaración anunciando su compromiso de identificar y registrar de forma conjunta a los refugiados y solicitantes de asilo en la frontera entre Macedonia y Grecia. No obstante, estas prácticas han desencadenado una acumulación de inmigrantes en la región, tras prohibir a cerca de 700 personas, en su mayoría afganas, el acceso a Serbia.
"Algunos estados se limitan a pasarse los problemas, en lugar de intentar compartir la responsabilidad y mostrar solidaridad con el otro y con aquellos que necesitan protección", ha lamentado ACNUR. "Estas nuevas medidas restrictivas corren el riesgo de violar la legislación europea y socavan los esfuerzos encaminados a una respuesta integral y coordinada para afrontar la crisis de refugiados e inmigrantes en Europa", ha añadido.
RIESGOS DE PROTECCIÓN
Estas políticas restrictivas han incrementado, según ACNUR, los riesgos para la protección de refugiados y solicitantes de asilo, entre los que se incluye la selección de las personas en función de su nacionalidad, el aumento de las probabilidades para convertirse en víctimas de las redes de tráfico y el incremento de las devoluciones en caliente.
Aproximadamente, el 85 por ciento de las personas que llegan a Europa proceden de los diez principales países de origen de los refugiados, esencialmente Siria y Afganistán. El viejo continente está viviendo la peor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial, en 2015 llegaron a la Unión Europea más de un millón de refugiados.
"Sólo a través de una estrategia integral y coordinada basada en la responsabilidad compartida, la solidaridad y la confianza entre los Estados europeos se logrará hacer frente a la actual emergencia", ha afirmado ACNUR. Para ello la organización ha insistido en reforzar "el apoyo y la solidaridad" con Grecia, mejorando el funcionamiento del programa de reubicación e informando a los refugiados sobre los criterios de admisión, asilo y retorno.