Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI saluda que España haya sido el primer país en suspender la venta de armas a Israel

Reclama que se mantenga la decisión hasta que se apruebe un embargo de armas global a Israel, Hamás y otros grupos palestinos armados
La organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) ha saludado este martes que España haya sido el primer país en decidir la suspensión temporal de la exportación de armas a Israel y ha pedido al Gobierno español que promueva que otros países sigan su ejemplo.
"Acogemos con satisfacción esta decisión del Gobierno español, coherente con lo establecido en la legislación española, europea e internacional sobre transferencia de armas", ha señalado en un comunicado Ana Rebollar, directora adjunta de Amnistía Internacional España.
La organización quiere además que España mantenga esta suspensión hasta la imposición de un embargo de armas global por parte del Consejo de Seguridad de la ONU y la Unión Europea a Israel, Hamas y otros grupos palestinos armados, tal y como pidió Amnistía a la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU) el pasado 10 de julio.
Esta comisión, en la que están representados los Ministerios de Exteriores, Defensa y Economía, decidió la semana pasada congelar durante este mes de agosto las autorizaciones para exportar armas a Israel. La decisión, que se revisará en septiembre, afecta a operaciones nuevas, pero no revoca autorizaciones anteriores.
"Hasta que se establezcan mecanismos efectivos que garanticen que las armas no se emplean para cometer graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, ningún país debería enviar armas a Israel", ha subrayado Ana Rebollar.
EEUU, EL PRINCIPAL EXPORTADOR
Amnistía ha pedido reiteradamente a EEUU, principal suministrador de armas a Israel, que suspenda las transferencias de armas al país, y se ha dirigido también a Colombia, Italia, Austria, Corea del Sur e India, que han exportado cantidades de armas a Israel en los últimos cinco años. Por otro lado, Irán ha suministrado asistencia técnica sobre fabricación de armas a Hamás en Gaza.
España vendió el año pasado al Estado de Israel material de defensa por valor de casi 4,9 millones de euros, lo que supone en torno a un 87 por ciento más con respecto a las exportaciones de este material en 2012. Se trata de la mayor exportación de los últimos cinco años.
En concreto, el Gobierno autorizó, principalmente, la exportación de bombas, cohetes, torpedos, misiles, granadas o cargas de demolición.
La ley española de control del material de defensa y de doble uso permite denegar, suspender o revocar una solicitud de exportación cuando el material puede usarse "de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos o tengan como destino países con evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España".
España ha ratificado el Tratado Internacional sobre Comercio de Armas (TCA), que prohíbe a los Estados transferir armas convencionales, municiones y componentes a países cuando tienen conocimiento de que esas transferencias podrían utilizarse para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.
El TCA obliga a España a evaluar el riesgo de transferir armas a otro país y a no autorizar la transferencia si existe un riesgo preponderante de que las armas contribuyan o menoscaben la paz y la seguridad, se puedan utilizar para cometer o facilitar violaciones graves del derecho internacional de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario, un delito de terrorismo o de delincuencia organizada transnacional, recuerda Amnistía.
En junio de 2013, al firmar el TCA, España hizo una declaración aceptando aplicar las disposiciones de derechos humanos del TCA incluso antes de su entrada en vigor, que se producirá a los 90 días de que lo ratifique el país número 50.
Hasta ahora hay 41 países y se prevé que hacia finales de 2014 se consigan los nueve países que faltan. Por ello, la decisión española de suspender las exportaciones de armas a Israel "primando los derechos humanos a los intereses comerciales va en línea con esa declaración", destaca la organización.