Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI pide a Israel que traslade a un periodista palestino en huelga de hambre a un hospital de su elección

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha reclamado este miércoles al Gobierno de Israel que traslade al periodista palestino Mohamed al Qiq, en huelga de hambre desde hace 84 días contra su detención administrativa, a un hospital de su elección.
El Tribunal Supremo de Israel rechazó el lunes la petición de Al Qiq de ser trasladado a un hospital de la localidad cisjordana de Ramala, afirmando que podría ser ingresado en un centro médico de Jerusalén este, lo que ha sido declinado por el periodista.
Los abogados de Al Qiq han afirmado que el periodista sigue consciente, si bien han alertado de que su estado es "extremadamente grave" y que sus órganos vitales podrían fallar "en cualquier momento".
AI ha indicado en su comunicado que "las decisiones de los tribunales israelíes respecto a Al Qiq, incluyendo el último fallo del Supremo, coinciden con un patrón más amplio".
"Los tribunales israelíes han fracasado, a lo largo de los años, a la hora de dar recursos legales efectivos a los miles de palestinos en detención administrativa, retenidos sin cargos ni juicio en base a 'pruebas' secretas que no se facilitan ni a ellos ni a sus abogados, bajo órdenes que pueden ser renovadas de forma indefinida", ha criticado.
Por ello, ha recordado que, al no estar condenado, "Al Qiq tiene derecho a recibir tratamiento de los doctores que elija", resaltando que "las autoridades israelíes deben respetar sus deseos y trasladarle sin demora al hospital que haya seleccionado".
AI ha apuntado además que "teme que las autoridades israelíes, como han hecho en muchos otros casos, estén utilizando la detención administrativa como un método de castigo contra Al Qiq sin juzgarle, lo que equivale a una detención arbitraria".
La ONG ha remachado que, por ello, "las autoridades israelíes deben cancelar la orden de detención contra él y proceder a su liberación, a menos que sea acusado por una ofensa criminal internacionalmente reconocida y juzgado según los estándares internacionales de un juicio justo".
Al Qiq está en huelga de hambre desde el 25 de noviembre. No se han presentado cargos, pero el Tribunal Militar de Ofer considera que es responsable de "incitación al odio", que trabaja para un medio de comunicación vinculado a Hamás y de suponer "una amenaza para la seguridad de la zona".