Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI urge a México a "investigar el brutal asesinato" de la periodista de Veracruz

Recuerda que México debe brindar "protección" a los comunicadores, que trabajan "en condiciones increíblemente peligrosas"
Amnistía Internacional (AI) ha urgido al Gobierno mexicano a "investigar el brutal asesinato" de la periodista Anabel Flores Salazar, hallada muerta este martes en Veracruz, uno de los estados más peligrosos para ejercer esta profesión en México.
Flores Salazar, de 32 años, fue secuestrada en la madrugada del pasado lunes por un grupo de hombres armados que accedieron a su vivienda cuando se encontraba durmiendo junto a sus dos hijos, uno de ellos recién nacido.
Para AI el descubrimiento del cadáver de una periodista especializada en información sobre crímenes es un trágico recordatorio de "la angustiosa realidad a la que se enfrentan miles de periodistas de todo México".
"Sin perder ni un segundo, las autoridades mexicanas deben iniciar una investigación exhaustiva sobre este brutal asesinato. El mensaje debe ser muy claro: quienes están dispuestos a no detenerse ante nada para silenciar a los periodistas tendrán que pagar por sus crímenes", ha dicho la directora del Programa para América de AI, Erika Guevara-Rosas.
Asimismo, Guevara-Rosas ha indicado que "México debe brindar la protección fundamental que necesitan los periodistas" que trabajan en condiciones "increíblemente peligrosas", especialmente de aquellos que informan sobre crímenes.
"El dejar sin protección a quienes trabajan para exponer la sombría realidad de los abusos que se cometen en México equivale a tratar de barrer esos abusos debajo de la alfombra", ha manifestado Guevara-Rosas.
El cuerpo sin vida de Flores Salazar fue hallado en el estado de Puebla, a pocos kilómetros del lugar donde fue secuestrada. La periodista trabajaba para un diario local en el violento estado de Veracruz.
Al menos 16 profesionales de los medios de comunicación han sido víctimas de homicidio en este estado desde 2010. Según Reporteros Sin Fronteras, 89 periodistas han sido asesinados y 17 han desaparecido en México desde el año 2000.