Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI acusa a República Dominicana de expulsar ilegalmente a Haití a cientos de dominicanos

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha acusado este miércoles a República Dominicana de expulsar ilegalmente a Haití a cientos de dominicanos que han quedado atrapados en un proceso de repatriaciones y retornos que han afectado a más de 100.000 personas en los últimos meses.
En su informe '¿Dónde vamos a vivir?' Migración y apatridia en Haití y República Dominicana', la organización ha denunciado la "irresponsabilidad" con la que ambos gobiernos están tratando el asunto tras un plan de regularización de 18 meses de duración de extranjeros sin documentación en República Dominicana.
"Desde que privaron arbitrariamente de su nacionalidad a miles de personas dominicanas de ascendencia haitiana, las autoridades de República Dominicana han creado una crisis de Derechos Humanos que está dejando a decenas de miles de personas en un limbo jurídico absoluto y desesperado", ha dicho Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de AI.
En este sentido, la organización ha detallado que, según la Organización Internacional para la Migraciones (OIM) y organizaciones civiles haitianas, más de 40.000 personas, entre ellas cientos de menores no acompañados, han sido repatriados a Haití entre agosto de 2015 y mayo de 2016.
Asimismo, ha subrayado que otras 68.000 regresaron a Haití "de forma espontánea", alertando de que en muchos casos lo hicieron "tras recibir amenazas o por el temor a sufrir persecución y violencia en República Dominicana".
AI ha indicado además que, si bien el 85 por ciento de estas personas aseguraron a la OIM que habían nacido en Haití, el 15 por ciento restante afirmó haber nacido en República Dominicana, en la mayoría de los casos siendo hijos de migrantes haitianos que regresaron "voluntariamente".
Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), casi 1.600 personas que tienen derecho a la nacionalidad dominicana han sido expulsadas ilegalmente del país.
CAMPAMENTOS IMPROVISADOS
Por otra parte, AI ha señalado que unas 2.000 personas viven desde agosto de 2015 en seis campamentos improvisados cerca de la localidad fronteriza de Anse-à-Pitres, en el sur de Haití, denunciando que las condiciones en los mismos "son pésimas".
"La opacidad con que República Dominicana está repatriando a personas y la falta de capacidad de Haití para brindarles protección han dado lugar a una situación desastrosa y caótica", ha dicho Guevara-Rosas.
"Las condiciones de vida en estos campamentos son de una desesperación extrema, y ni las autoridades de un país ni las del otro han garantizado el bienestar de estas personas", ha lamentado.
Así, la organización ha recalcado que "las escasas mejoras introducidas por República Dominicana en la manera de llevar a cabo las repetriaciones no bastan para garantizar la protección de los derechos de las personas afectadas".
De hecho, algunas personas han asegurado que fueron detenidas en la calle y, al no poder mostrar ahí sus documentos de identidad, fueron trasladadas de forma inmediata a la frontera.
DOMINICANOS DE ASCENDENCIA EXTRANJERA
En otro orden de cosas, AI ha recordado que el Tribunal Constitucional de República Dominicana falló en 2013 que los niños y niñas nacidos en el país desde 1929 de padres extranjeros indocumentados no habían tenido nunca derecho a la nacionalidad.
Tras expirar el citado plan de regulación en junio de 2015, las autoridades aseguraron que no expulsarían a ninguna persona que pudiera demostrar que había nacido en el país, prometiendo que cada caso se analizaría de forma individual.
Pese a ello, cientos de personas se han visto atrapadas en la oleada de expulsiones y repatriaciones, sin que existan mecanismos para que sean formalmente readmitidas en el país.
"Esta crisis se larvó durante mucho tiempo. Ya es hora de que las autoridades tanto dominicanas como haitianas se tomen en serio su responsabilidad y protejan los derechos de las miles de personas que se han quedado en este limbo", ha manifestado Erika Guevara-Rosas.
"Las autoridades dominicanas recién elegidas deben emprender acciones urgentes para abordar esta crisis. Deben detener de inmediato las expulsiones ilegales de personas nacidas en República Dominicana y asegurarse de que todas las repatriaciones de personas migrantes indocumentadas se llevan a cabo de acuerdo con el Derecho Internacional", ha añadido.
"Además, deben restituir su nacionalidad a las decenas de miles de personas dominicanas de ascendencia haitiana que se han visto privadas arbitrariamente de ella", ha remachado Guevara-Rosas.