Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI denuncia ataques "aparentemente deliberados" del Ejército israelí contra objetivos sanitarios

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves los ataques "aparentemente deliberados" del Ejército israelí contra los hospitales de Gaza y ha pedido que se investiguen estas actuaciones "terminantemente prohibidas por el derecho internacional".
AI asegura que desde el pasado 17 de julio, las fuerzas israelíes han centrado sus ataques contra los hospitales y centros sanitarios y han impedido al personal médico atender a los heridos en los bombardeos. Además, la situación en la Franja de Gaza ha dejado a los hospitales sin combustible, suministro de agua y energía, escasez de medicamentos y material básico, lo que repercute en el trato a los heridos.
El director del Programa para Oriente Próximo y el Norte de África de Amnistía Internacional, Philip Luther, ha calificado como "alarmantes" los crecientes indicios "de que el Ejército israelí ha atacado a centros o profesionales de salud". Luther ha recordado que estos actos "están terminantemente prohibidos por el derecho internacional y constituirían crímenes de guerra". "Sólo sirven para reforzar el argumento, ya de por sí imperioso, de que la situación debe ser remitida al Tribunal Penal Internacional", ha añadido.
El comunicado de AI también recoge los testimonios del personal médico gazací que ha sufrido los ataques y que "ilustran la sombría realidad de la vida en Gaza", según Luther. El supervisor del servicio de ambulancias del hospital Mártires de Al Aqsa, Jaber Jalil Jumiza, cuenta que durante el bombardeo al centro el 21 de julio "la gente estaba aterrorizada, los pacientes corrían, los médicos no podían entrar para ayudar a los heridos y retirar a los muertos".
Los trabajadores de ambulancias también están sufriendo las consecuencias de los bombardeos y las restricciones para acceder a los heridos, según AI. El director de una unidad de urgencias y ambulancias de la Sociedad Palestina de la Media Luna Roja, Bashar Murad, ha asegurado que las ambulancias "son atacadas a menudo, pese a que están claramente identificadas". Según la Media Luna Roja, al inicio de los conflictos murieron dos trabajadores, 35 resultaron heridos y 17 vehículos quedaron fuera de servicio.