Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI denuncia el "atroz" caso de torturas al opositor Bulatov y exige una investigación inmediata

La ONG Amnistía Internacional ha denunciado este viernes que el secuestro y tortura a los que se vio sometidos el activista ucraniano de oposición Dimitro Bulatov son "una atrocidad que debe ser investigada de inmediato".
"Las autoridades ucranianas tienen que abrir de inmediato una investigación sobre el caso de Dimitro Bulatov y poner a disposición judicial a los responsables de esta atrocidad cometida contra un destacado convocante de manifestaciones", ha señalado John Dalhuisen, director del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.
"El terrible caso de Dimitro no el único que se ha dado entre los manifestantes del Euromaidán. Se ha tenido noticia de otros similares, como el de Yuri Verbitski, quien, lamentablemente, no sobrevivió a la espantosa experiencia", indicó, en referencia al opositor hallado muerto el pasado 22 de diciembre tras haber sido supuestamente secuestrado por un grupo de hombres afines a la Policía ucraniana, según testigos citados por la organización pro derechos humanos Human Rights Watch.
"Cuesta mucho ver una salida a la actual crisis cuando se cometen tan terribles abusos contra quienes convocan manifestaciones. Las autoridades deben enviar un mensaje enérgico a los autores de estos atroces actos de violencia para que sepan que no habrá impunidad y tendrán que rendir cuentas", concluyó el responsable de Amnistía.
Bulatov es conocido por ser portavoz de 'Automaidan', uno de los grupos, en este caso de motoristas, que forma parte de los manifestantes que llevan meses acampados en la plaza de la Independencia de Kiev -rebautizada como 'Euromaidan'_en protesta por la decisión del Gobierno de dar marcha atrás en la firma de un acuerdo comercial con la UE a finales de noviembre.
"Fui crucificado", señaló anoche en declaraciones a los medios recogidas por Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL) . "Agujerearon mis manos. Cortaron mi oreja, cortaron mi cara. No hay un solo punto de mi cuerpo que no esté herido. Lo podéis ver vosotros mismos, pero estoy vivo gracias a Dios", explicó, con la cabeza y la cara ensangrentada.